Hidrocarburos: ¿Será el año de las renegociaciones?

En distintos ámbitos se coincide en que el 2010 podría ser el año en que el gobierno de Chubut avance en la renegociación de contratos con las operadoras Tecpetrol e YPF, si bien hasta ahora se habían conocido avances sólo con la primera de las compañías mencionadas, sobre la cual hay un "borrador de contrato" del qEn distintos ámbitos se coincide en que el 2010 podría ser el año en que el gobierno de Chubut avance en la renegociación de contratos con las operadoras Tecpetrol e YPF, si bien hasta ahora se habían conocido avances sólo con la primera de las compañías mencionadas, sobre la cual hay un "borrador de contrato" del que no volvió a hablarse en los últimos meses.ue no volvió a hablarse en los últimos meses.
En cuanto a la principal operadora del país, los recientes anuncios para revitalizar su operatoria en la zona tornan inevitable la especulación en torno a que sin dudas se posiciona en mejor condición para discutir la continuidad de algunas de sus concesiones más allá del año 2017.

En ámbitos gremiales se evalúa como más que posible el hecho de que la agenda 2010 incluya la renegociación de contratos petroleros, sobre todo con un gobernador que, según se prevé hasta ahora, en el 2011 estará abocado de lleno a la campaña presidencial.

Con Tecpetrol se dijo hasta hace poco que el contrato estaba consensuado entre las partes, es decir operadora y gobierno, incluyendo cláusulas que buscaban una mayor distribución de beneficios en Comodoro Rivadavia.

La negociación se hallaba en un importante grado de avance, según coincidieron distintas fuentes, pero los cambios ocurridos a mitad de año a partir de la asunción de un nuevo secretario de Hidrocarburos -Sergio Schiavoni- y el traspaso de Luis Tarrío hacia Petrominera provocaron reacomodos y, se supone, revisiones por parte del funcionario que asumió el área.

De todos modos, los recientes cambios al estatuto de Petrominera dejaron bajo control de la petrolera estatal la potestad de intervenir directamente en las negociaciones de contrato, por lo que sería éste el organismo encargado de retomar -cuando el gobierno decida avanzar en ello- el contacto para definir un nuevo contrato.

Uno de los aspectos centrales que se buscaría corregir en relación al contrato celebrado con Pan American se vincula a la referencia para el incremento de producción, ya que en aquel primer caso se admitió que el incremento no sería acumulativo. Esto implica que la referencia para el incremento de producción se toma siempre en relación al mismo año (para el caso, 2007). En el nuevo contrato, se apuntaría a establecer un compromiso de incrementos de producción (y su consiguiente reposición de reservas) en forma acumulativa, es decir que cada año se incremente un determinado porcentaje en relación al inmediato anterior.

También se menciona una serie de condiciones que fijaría la provincia para que la operadora incremente su actividad sin desatender la exploración para incorporar nuevas áreas, como mecanismo para asegurar una explotación sustentable, es decir con continuidad en el tiempo.

En el caso de YPF no hay por ahora indicios visibles de renegociación, pero es de suponer que si el anuncio de incrementar la producción con 11 equipos perforadores sólo en la provincia, con perforaciones destinadas a explorar nuevas áreas, irá en busca de un plazo de operación mucho mayor a los siete años que le quedan por delante, ya que la amortización de las inversiones exploratorias nunca es inferior a diez años.

En este caso, una de las claras variables a reclamar desde el Estado es el de las bajas reservas que la operadora tiene en la provincia y que hacen indispensable un agresivo plan de perforaciones en áreas de riesgo, para recuperar un horizonte de mayor alcance en el tiempo.

El mejor clima que ofrecen el mercado internacional y los planes de inversión avizorados para el año que comienza hacen prever un marco de cierta estabilidad, en el que podrían discutirse aspectos centrales y que darán las directrices de la economía regional para las próximas décadas.

Comentá la nota