"Hicimos un negocio fenomenal y ellos también"

Funcionarios gubernamentales defendieron el contrato de venta de gas firmado con Tierra del Fuego Energía y Química. Aseguraron que no hay ninguna cláusula de la oferta que altere el espíritu de la ley 774 y que los intereses de la Provincia están debidamente protegidos.
Se aseguró que la operación constituye un "negocio fenomenal" para el Estado fueguino. Además se presentó ante los órganos de control una modificación a la oferta original, en la que se dejó sin efecto la autorización para que la empresa pueda revender parte del gas comprado a la Provincia y se corrigió la equivalencia entre metros cúbicos y millón de BTU. A pesar de ello subsisten dudas respecto de los volúmenes de gas que la Provincia se compromete a entregar durante los primeros 3 años de contrato y el monto que por ello debe pagar la empresa.

Con varios meses de inexplicable atraso, el Gobierno decidió finalmente informar en detalle a la Legislatura sobre los alcances de la oferta de suministro de gas acordada entre la Provincia y la empresa Tierra del Fuego Energía y Química, y aportar, además, toda la información que hasta ahora no había sido puesta a consideración del Parlamento.

Durante las más de dos horas que se extendió el plenario de ayer, el director de Asuntos Jurídicos y Licitaciones de la Secretaría de Hidrocarburos, Omar Espósito, se explayó sobre los aspectos jurídicos y técnicos de la operación, a la que calificó como "negocio fenomenal" tanto para el Estado fueguino como para la empresa Tierra del Fuego Energía y Química.

Su intervención se vio interrumpida en muy escasa oportunidades por consultas formuladas por los legisladores o los miembros del Tribunal de Cuentas presentes en el encuentro, sustancialmente porque ayer mismo el Gobierno remitió nueva documentación a los órganos de control y el Parlamento, la que por una obvia razón temporal todavía no había sido analizada.

De la documentación en cuestión se destaca una modificación –que se dijo fue acordada y aceptada por la empresa– a la oferta de suministro de gas original, que por un lado deja sin efecto la cláusula que autorizaba a TFEQ a revender durante los primeros 3 años de contrato hasta el 20% del gas comprado a la Provincia, y hasta el 50% superado, y que por el otro corrige la equivalencia entre millón de BTU y metros cúbicos de gas. En la oferta firmada por la Gobernadora Ríos se estipulaba que el millón de BTU equivalía a 29,7 metros cúbicos, en tanto que ahora se fijó que la conversión es equivalente a 27,0966 metros cúbicos por millón de BTU, lo que a entender del Gobierno resuelve el cuestionamiento planteado por el Fiscal de Estado en cuanto a la diferencia de 8 millones de dólares en menos que percibiría la provincia. (ver recuadro "Cuánto Gas…".)

Según se mencionó, entre la documental en cuestión también figuraría una acta de la empresa elevando el capital social de la misma, lo que aventaría toda posibilidad de encontrarnos ante una operación sospechosa en los términos de la ley nacional de encubrimiento y lavado de activos de origen delictivo, tal lo había alertado el Tribunal de Cuentas.

"Contrato invulnerable"

Si bien del encuentro tomaron parte el Ministro de Economía, el Secretario de Hidrocarburos y el Legal y Técnico, el único expositor fue el abogado Espósito.

Entre otras cuestiones, el abogado aseguró que el nivel de reservas de gas existentes en la provincia no tiene vinculación alguna con el contrato en cuestión, ya que dijo que el objeto de éste es la venta de gas proveniente de regalías en especie.

Explicó que en función de ello, si el día de mañana la Provincia deja de percibir regalías gasíferas por agotamiento de los yacimientos fueguinos, el objeto del contrato desaparece y éste fenece sin generar ninguna obligación hacia el Estado. "Este contrato es invulnerable y la Provincia nunca va a tener que pegar un peso de nada", afirmó de manera rotunda Espósito.

Aseveró que también resultan absolutamente favorable para los intereses provinciales el valor fijado para el millón de BTU (U$S 1,80) y la fórmula de actualización acordada, ya que esta garantiza que el Estado nunca, a lo largo de la toda la duración del contrato, pueda percibir un valor inferior al fijado como base o al que le hubiera correspondido recibir por regalías.

En cuanto a las objeciones planteadas por no haberse, a entender de los órganos de control, planteado una cláusula que estableciera penalidades a la empresa en caso de no instalar la planta de metanol, se indicó que resultaba innecesaria ya que en el objeto del contrato se había logrado incorporar, a pesar de la reticencia de la empresa, la frase "las cantidades de gas natural previstas en esta oferta para suministro de la planta", lo que constituye de por sí una obligación de hacer por parte de TFEQ, cuyo incumplimiento habilita a la Provincia a reclamar judicialmente un resarcimiento.

¿Cuánto gas vendemos y cuánto cobramos?

La corrección acordada entre el Gobierno y la empresa que fijó que el millón de BTU será equivalente a 27,0966 metros cúbicos (en lugar de los 27,9 metros cúbicos de la oferta original) no alcanza a despejar las dudas respecto de los volúmenes de gas que la Provincia se compromete a entregar durante los primeros 36 meses de vigencia del contrato, y el monto que la empresa deberá pagar a cambio.

Según la oferta en vigencia, la Provincia se compromete a vender a la empresa 1,5 millones de metros cúbicos día durante los primeros 3 años de contrato, lo que arroja (considerando meses de 30 días) un mínimo de 1.620 millones de metros cúbicos o su equivalente a 59,7 millones de BTU (a razón 27,0966 m3 por millón BTU) a razón de 1,80 dólares por millón de BTU; lo que arrojar un monto total a pagar por la empresa de 107,6 millones de dólares.

A pesar de ello, en la cláusula 2.1 de la oferta (que no sufrió modificación alguna) se estipula que "el precio total a pagar por 1.359 millones de metros cúbicos de gas natural será de 90,3 millones de dólares", lo que representaría una diferencia en menos de 17,3 millones de dólares para la Provincia.

De acuerdo al nuevo valor de equivalencia, la Provincia se comprometería a entregar 1,2 millones de metros cúbicos día, es decir, 300 mil metros cúbicos día menos que el volumen acordado en la cláusula 4.1 de la oferta en vigencia.

Al fin era un contrato de compra-venta de gas

A pesar de que desde el Gobierno se negó sistemáticamente que la operación en cuestión se tratara de la venta de gas, y que la Gobernadora asegurara que ella no había firmado ningún contrato, sino simplemente rubricado una oferta que no generaba obligación de ningún tipo a la Provincia, Omar Espósito se encargó de desmentir esa postura al afirmar que la oferta de suministro de gas no es, ni más ni menos, que un contrato de compra-venta de gas, regido por las normas del derecho común y no las del derecho administrativo, que rige la mayoría de las contrataciones que realiza el Estado.

Sí se reconoció que la modalidad elegida, la del contrato entre ausentes, exime a las partes del pago del impuesto a los sellos, pero se precisó que este tipo de contratos está avalado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación y que accedió al mismo en función de la negociación integral del contrato, proceso en el que las partes se ven obligadas a ceder en alguna de sus pretensiones.

Comentá la nota