Hicieron ronda de conversaciones por el dengue en General Acha

Las comisiones vecinales y autoridades propusieron encarar una campaña intensiva. Las escuelas contribuirán indirectamente en la difusión de las normas preventivas.
Autoridades municipales y de Salud Pública lanzaron una advertencia a la comunidad para evitar que una psicosis alarme a todos los sectores por el avance de una epidemia del dengue en el norte argentino. La pauta principal es tomar las medidas de prevención -basadas en la higiene- y los recaudos a fin de que tales insectos no cuenten con los lugares apropiados para su reproducción.

Surgió en una amplia ronda de conversaciones que mantuvieron con representantes de instituciones barriales achenses, en el despacho de la jefa comunal.

Adriana Caminos, responsable de Epidemiología del hospital local, lanzó una recomendación en una apretada síntesis: "Este es un trabajo para Salud y la municipalidad, pero que debe comprometer a toda la sociedad". Y añadió que a priori "no sabemos si el mosquito del dengue habita en Acha".

Helada.

No estuvo ajena a las conversaciones la esperanza de una muy próxima helada, que despejaría todo vestigio de esa presencia. Pero los profesionales advirtieron que esa tranquilidad podrá transcurrir como un período hasta septiembre, cuando comience a elevarse la temperatura.

En consecuencia, las recomendaciones apuntaron a realizar los controles en el plazo más inmediato, dentro del área urbana. "El mosquito viaja", dijo irónicamente el director del hospital, Juan Carlos Saliva. Así, introdujo un informe acerca de la posibilidad de que los huevos o larvas lleguen a otros puntos del país y puedan quedar depositados sin que sean los enfermos los portadores del dengue. Habló así acerca de una hipótesis, que "el viaje" ocurra a través de un vehículo de transporte, sea público o privado.

Por su parte, el director de Bromatología, Miguel Alvarez, recomendó que la población se deshaga de todo objeto que pueda acumular agua en los patios pero también los recipientes en el interior de la vivienda. Dijo que allí, difícilmente pueda darse una temperatura tan baja que pueda neutralizar al insecto. En consecuencia, volvió a las recomendaciones para el cambio de agua de floreros, como asimismo revisar otros objetos que puedan contener la humedad.

Comentá la nota