"Si lo hicieron para bajarme, que mi candidatura se la metan en el culo"

El senador Carlos Reutemann se despachó ayer con ordinariez y afirmó que si el respaldo brindado por su ex aliada Roxana Latorre para prorrogar la delegación de facultades impulsada por el gobierno fue una movida del kirchnerismo para alejarlo de la carrera presidencial, la candidatura le "importa tres pitos" y sugirió "que se la recontra metan en el medio del culo".
   Desde que Latorre firmó el dictamen que le permitió al oficialismo aprobar la prórroga de las retenciones, la rosarina se vio envuelta en sospechas de estar jugando para el bando K. Consultado ayer a la mañana por una radio de Santa Fe acerca de esa hipótesis, el senador echó mano a la metáfora y sostuvo: "Si fue un operativo para que se tiren a la miércoles todas las ambiciones o la lucha a futuro, eso me importa tres pitos. Que se la recontra metan en el medio del culo". Y, por si no quedaba claro, acotó: "Lo digo con todas las palabras".

   "Si los Kirchner me quieren meter un exocet y alguien le da la posibilidad de que lo hagan, fenómeno", insistió el Lole. "Aunque quieran tirarme un misil para borrarme de cualquier posibilidad electoral futura me importa un pito. Si ese es el objetivo no tengo ningún problema", dijo.

   Por LT9 Radio Brigadier López, el ex gobernador salió al cruce de declaraciones de Latorre quien sostuvo que a lo largo de su trayectoria Reutemann "hizo una carrera unipersonal, usando a la gente" (ver recuadro).

   Para agravar la situación política, medio centenar de manifestantes, entre seguidores del piquetero Raúl Castells y vecinos, realizaron al mediodía un escrache frente a su domicilio particular de Rosario por bulevar Oroño casi esquina Jujuy. El edificio inteligente donde vive Latorre —inaugurado hace pocos años— cuenta con departamentos valuados en 250 mil dólares. El contraste del paseo con los piqueteros era notable.

   Reutemann confirmó que le pidió a Latorre que no asuma nuevamente la banca el 10 de diciembre, para la que resultó electa el 28 de junio secundándolo, "porque ha defraudado a la gente que confió en ella" ya que al firmar un dictamen de comisión del oficialismo habilitó el tratamiento de la delegación de facultades al Poder Ejecutivo.

   El conflicto con Latorre al reelecto senador y triunfante en junio le está provocando más que un dolor de cabeza y mucho desgaste. Y la sola idea de tener que verla por seis años más en una banca cercana en el Senado le aumentará la molestia. La esposa de Reutemann, Verónica Ghío, colocó en su facebook una foto de Latorre y le marcó una cruz sobre el rostro, acusándola de traidora.

   Reutemann manifestó: "Cuesta creer que con la experiencia legislativa que tiene no haya sabido que la octava firma sea la que permitía que se habilitara el tema. No se puede entender la firma número ocho, que fue la que generó el problema y la que habilitó el tema", insistió.

   "Corresponde que no asuma porque ha defraudado a la gente que confió en ella", apuntó Reutemann.

   "Cuesta creer que con la experiencia legislativa que tiene no haya sabido que la octava firma permitía que se habilitara el tema. No se puede entender la firma número ocho, la que generó el problema", enfatizó.

Comentá la nota