El Hezbollah y una alianza apoyada por Occidente, luchan por las legislativas en el Líbano.

El poderoso movimiento shiíta respaldado por Irán que integra la lista de organizaciones terroristas de EEUU tiene miembros en el gobierno, un ministro propio. Tiene al día de hoy 55 bancas en el Parlamento saliente.
Hezbollah tiene a once candidatos en estas elecciones junto a los de sus aliados, incluido el pequeño grupo shiíta Amal, liderado por presidente del Parlamento, Nabih Berri, y el cristiano Michel Aún, jefe de gobierno al final de la guerra civil ocurrida entre 1975 y 1990.

La disputa electoral por el control de los 128 escaños del Parlamento los enfrenta a la alianza sunnita, drusa y cristiana antisiria respaldada por Occidente y Arabia Saudita.

Más de 3,2 millones de libaneses están convocados a las urnas para elegir entre los 587 candidatos, repartidos a partes iguales entre cristianos y musulmanes para mandatos de cuatro años. En el mundo musulmán, Hezbollah se construyó una reputación mostrándose como un movimiento capaz de enfrentar a Israel en el campo de batalla según informa el diario Clarín.

En 2006, Hezbollah proclamó una "victoria divina" sobre Israel tras una guerra de 34 días que dejó 1.200 muertos en el Líbano, civiles en su mayoría. Tras años de caos político y militar, Hezbollah ganó amplio apoyo gracias a un importante sistema de asistencia social que lo terminó convirtiendo en un Estado dentro del Estado.

Comentá la nota