Hewitt ya es un verdugo para los argentinos.

El ex N° 1 del mundo pasó a cuartos en Houston, donde hoy jugará Cañas ante el estadounidense Dent.
El australiano Lleyton Hewitt se transformó en la sombra negra de los tenistas argentinos en el polvo de ladrillo del Abierto de Houston (500 mil dólares). El ex N° 1 había eliminado en su debut a Diego Junqueira y ayer despachó en los octavos de final a Sergio Roitman por 6-1 y 6-3 en 57 minutos. Hoy, en tanto, Guillermo Cañas enfrentará al estadounidense Taylor Dent.

Hewitt sólo cedió seis games ante ambos y Roitman apenas pudo ganarle 13 puntos en el primer set. El perdedor remontó un 3-0 en el segundo, pero no le alcanzó.

Entonces Cañas quedó en solitario. Y en su choque ante Taylor Dent --superó al brasileño Marcos Daniel por 4-6, 6-3 y 6-2-- buscará hilvanar su segundo triunfo seguido en un torneo del circuito en una situación que no ocurre desde hace nueve meses cuando llegó a los cuartos de final en Umag. El argentino tiene buenos antecedentes frente a su rival de hoy ya que le ganó las tres veces que se enfrentaron. Y esos tres partidos, además, fueron en cemento, la superficie que más se adapta al juego ofensivo de Dent.

En una cancha lenta que no los favorece, los estadounidenses tuvieron una buena jornada: John Isner --superó al chileno Paul Capdeville 4-6, 7-6 (7-1) y 7-6 (7-5)-- y Wayne Odesnik (eliminó al austríaco Jürgen Melzer, tercer favorito, 6-4 y 6-0) también avanzaron.

En Casablanca (450 mil euros; polvo de ladrillo), el español Albert Montañes (3°) pasó a los cuartos de final después de vencer a su compatriota Santiago Ventura 5-7, 6-3 y 7-5.

Comentá la nota