Herramientas y clavos, lo más urgente para reconstruir Santa Rosa y Polvorín

Desde la municipalidad agradecieron las donaciones de todo el país, pero necesitan elementos de trabajo para rehacer las casas que desaparecieron entre las ráfagas de más de 200 kilómetros por hora
San Pedro "No paramos de recibir donaciones y queremos agradecer a todos los que donaron algo para los afectados del temporal, pero ahora se necesitan herramientas y clavos para levantar las casas afectadas", indicó el director de Rentas de la Municipalidad local, Paulo Álvez, quien debido al temporal que afectó a los parajes Santa Rosa y Polvorín debió dejar su oficina y transformarse en el receptor de las donaciones desde el martes pasado.

Más de 100 casas fueron afectadas por el temporal que azotó a esos dos parajes, a 43 kilómetros del casco urbano de San Pedro.

"Necesitamos clavos de 2.5 a 4 pulgadas, martillos, serruchos y todas las herramientas que perdieron los colonos y que puedan servir para la reconstrucción de las casas. Hay mucha gente que va de voluntarios pero se encuentra que no hay herramientas para empezar a levantar", agregó el funcionario.

El tiempo no da tregua y ayer llovió gran parte del día en esta localidad, por lo que fue muy difícil empezar con la reconstrucción. Hoy se espera que mejore un poco el tiempo para que las personas que están refugiadas en Tobuna y San Pedro puedan empezar a volver a la zona arrasada el lunes por la ráfagas de más de 200 kilómetros por hora.

Desde que empezó el temporal, todos los sistemas de emergencias funcionaron muy bien. Tanto la Municipalidad, la Policía, los centros de salud, la Gendarmería y hasta el Ejército trabajó de forma conjunta para atender a los afectados. Mientras las redes solidarias se multiplicaron en toda la provincia.

"Hay muchos chicos en los centros de refugiados que van y vienen y necesitamos juguetes para que ellos vuelva a jugar y puedan olvidarse un poco de lo que pasaron", destacó.

"Nunca imaginamos algo así, realmente nos sorprendió y principalmente por las víctimas que fueron en su mayoría chicos, eso duele más", explicó en un alto a sus tareas.

El encargado de recepcionar las donaciones explicó que "ya recibimos más de 20 camiones con donaciones que llegaron desde todos los puntos de la provincia y el país. Además cientos de camionetas particulares que llegaban por sus medios y autos particulares que fueron trayendo cosas".

Se viene el fin de semana y muchas familias, escuelas e instituciones viajarán a San Pedro para entregar las donaciones. El funcionario pidió que se entreguen en la Municipalidad (avenida Güemes 627), donde va a funcionar una guardia, o en el Salón Comunitario (Nicanor Cordero y San Martín), donde se almacenan todas las donaciones que luego se entregan a los damnificados.

La difícil vuelta a casa

Actualmente cuatro empresas madereras se encuentran construyendo las nuevas viviendas de los damnificados por el tornado. Volver a la zona generaría en las familias incertidumbre y miedo a revivir el desastre, afirman los especialistas.

"Lo más difícil es recobrar la cotidianeidad. Hay niños que no quieren que su casa se haga en un mismo lugar porque tienen miedo. Ahora vamos a hacer el trabajo más fuerte para lograr que las familias reconozcan la nueva vivienda como hogar", explicó la psicóloga Lorena Mousquere, integrante del equipo interdisciplinario de contención del Servicio Penitenciario (ver más información en página 4). Según explicaron los profesionales, se reunirán hoy para planificar y diagramar las tareas para actuar con rigurosidad. "Tenemos que planear bien lo que vamos a hacer porque allá no hay posibilidad de comunicarse. Hay mucho trabajo para hacer" dijo Agustín Barreyro. El general Eduardo Ayala contó que "por televisión es una cosa; pero estar en el terreno es totalmente otra. Es una zona de guerra prácticamente. Para los psicólogos fue su bautismo de fuego y para mí también".

En la iglesia son 20 los evacuados

Alrededor de 20 personas del Paraje Santa Rosa afectadas por el tornado permanecen alojadas en el Centro de Evacuados de la Iglesia Bautista Eben-Ezer ("Y... nos ayudó Dios"), dijo el Párroco del lugar, Guillermo Larroca. "Son damnificados de la zona más afectada por el temporal, no los que perdieron algo de la casa, sino todo y quedaron sin nada", señaló. Manifestó que a las familias del lugar que llegaron al centro para quedarse provisoriamente "intentaremos levantarles viviendas en los próximos días". El coordinador del centro de evacuados en Santa Rosa, contó a El Territorio que la mayoría de los damnificados "ya se fueron para sus casas, para ver si recuperan algo".

Asimismo, señaló que un segundo contingente de afectados de la zona de San Pedro "están saliendo con alta preventiva".

"Gracias a Dios estamos pudiendo atender muy bien a la gente, le damos desayuno, almuerzo, merienda y cena, ropa limpia, ducha y principalmente contención, que es lo que más necesitan en estos momentos", expresó. Añadió que "muchos de los que están aquí perdieron familiares, está con nosotros una familia que perdió a tres integrantes". El Pastor agradeció a los vecinos del lugar y a "todos los que desde distintos puntos de la provincia y del país están acercando colaboraciones con ropas y alimentos". Manifestó: "estamos muy agradecidos, porque el primer paso en esta situación que nos encontramos es la ropa y los alimentos, pero después entraremos en una segunda etapa, en la que se necesitarán otros elementos para las viviendas como ollas, platos, cubiertos, cocinas, camas y muchas otras cosas". Larroca indicó que "esa será la etapa más difícil, por eso estamos adiestrando a un equipo de trabajo de 30 profesionales de la provincia y un equipo de afuera con fondos del exterior para dar una mano a las familias del lugar".

Comentá la nota