"No son héroes, son traidores"

El intendente de Ataliva Roca, el vernista Martín Borthiry -uno de los principales referentes de los intendentes de la Línea Plural-, confirmó que llegado el caso pedirá formalmente que el PJ pampeano no acepte las reafiliaciones de Darío Hernández, Juan Carlos Tierno y los otros quince dirigentes que en las elecciones del pasado 28 de junio integraron listas de otros sellos partidarios.
"No son héroes, son traidores", insistió Borthiry en diálogo con el programa radial "Plan B Noticias" (FM Sonar 91.3).

La movida del sector vernista había sido adelantada por El Diario en su edición del lunes. Y en rigor, significa torpedear al presidente virtual Rubén Marín, quien insiste en la necesidad de abrir las puertas del partido para que regresen -y "amnistiados"- los que dieron un portazo.

Borthiry usó duras palabras para referirse a los que se fueron: además de "traidores" los tildó de "caraduras", mentirosos y de hacer "acusaciones estúpidas". "El que se va sin que lo echen -apeló al refrán- vuelve sin que lo llamen. Y no los vamos a llamar".

- ¿Hay un sector dispuesto a resistir la reafiliación de Tierno, Hernández y compañía? -le preguntaron a Borthiry en "Plan B".

- No sé si hay un grupo... Yo tengo mi postura y conozco a otros compañeros que comparten esa postura. Lo dije desde el principio: no se les va a poner alfombra roja para que vuelvan ni vamos a hacer una fiesta, eso seguro. Lo que ha pasado es que estos señores lo que hicieron fue renunciar al partido. Por lo tanto, cuando se van y participan en otra lista la carta orgánica lo toma automáticamente como renuncia. Ellos lo saben. El que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llamen. Y no los vamos a llamar, a no ser que alguien quiera llamarlos...

- Públicamente pareciera que algunos lo están llamando, como Marín, por ejemplo...

- Bueno, que los llamen, tienen derecho a hacerlo. Es respetable. Yo creo que con un solo afiliado que se queje se va a poner la cosa difícil, porque hay algunos que se fueron que creen que son héroes de la política de La Pampa. Y no son héroes, son traidores. Traicionaron a su partido y encima son tan caraduras que todavía pretenden seguir debatiendo sobre el Partido Justicialista. Y esa problemática interna la vamos a discutir los peronistas, no los que se fueron.

- En síntesis: ¿usted rechazaría una reafiliación?

- Yo me hago cargo de esto: cualquier persona se puede ir a afiliar al partido, cualquiera de estos personajes lo puede hacer nuevamente. Bueno, muy bien... Después queda a consideración del Consejo partidario. Yo estoy en el Consejo. Y si el tema se tratara mientras yo estoy en el Consejo, sería una voz cantante para decir: no acepto la afiliación. Supongamos hipotéticamente que perdiera una votación interna y se acepta la afiliación, bueno... Serán afiliados nuevamente bajo mi disconformidad y la de otros compañeros. Entonces la antigüedad de afiliación es a partir de que se reafilian. Pero esto de que quieren volver, que les reconozcan la antigüedad, que los tratemos como niños pródigos, noooo... No es maduro, no es serio: cada uno se tiene que hacer responsable de las cosas que hace en la vida política.

- ¿Esa postura es compartida por otros sectores o dirigentes?

- No lo he hablado a nivel del Consejo, pero sí con otros compañeros en particular y lo he planteado a cada una de las personas con las cuales me toca conversar. Hay muchos afiliados que no queremos aceptar esas reafiliaciones, porque se fueron. El peronismo no es una avenida de ida y vuelta. Y si en algún momento Fulano o Mengano lo hicieron y volvieron, nadie lo ha hecho durante lo que yo he estado en el Consejo. Por lo tanto sé las responsabilidades que me caben. Como afiliado e integrante del Consejo, es mi postura.

- Con este panorama, la mentada "unidad" parece bastante lejana, ¿verdad?

- Nadie es dueño de los votos. Los que dicen que tienen 36.000 votos... La gente sabe muy bien lo que hace en cada una de las instancias en que le toca participar cuando tiene que votar. Hay que ser respetuosos de eso. Los que se sienten dueños de los votos no están respetando a la gente. Por lo tanto, la unidad del peronismo es con los peronistas. No puedo hablar de unidad con gente que traiciona. Los que se fueron traicionaron a su partido, no trabajaron para su partido, mintieron diciendo que Carlos Verna conduce autoritariamente el partido porque el partido lo conduce Carlos Aragonés -se equivocó de Carlos, en todo caso-, así que es una acusación estúpida, o que no comparten metodologías... Estas cosas no merecen explicaciones; a la luz de los hechos sabemos quién es quién. Vamos a discutir la unidad del partido en la institución, adentro de casa, como corresponde. Vamos a hacer todos los esfuerzos para una lista de unidad, más allá de matices y diferencias.

Comentá la nota