Hernández: "Me duele que no podamos encontrarle la vuelta al juego"

El entrenador de la Selección dijo, sin embargo, que "queremos clasificarnos y llegar lo más alto posible" en el Premundial de Básquet que comenzará el miércoles.
El paso en falso que la Selección dio en la Copa Tuto Marchand a pocos días del debut en el Premundial que se jugará en Puerto Rico desde el 26 de agosto encendió todas las alarmas. Es que nadie en este equipo se resigna a depender de la misericordia de la FIBA para llegar a Turquía 2010. No quieren una invitación. La obsesión es conseguir sí o sí un lugar entre los cuatro mejores del torneo que se jugará en esta isla y asegurarse el pasaporte sin depender de nadie más. Después de tomarse un día para analizar el presente del equipo, el técnico Sergio Hernández recibió a Clarín en una charla en la que reconoció que no está tranquilo.

Con un fondo soñado, con las palmeras que vigilan minuto a minuto al mar Caribe, y mucho calor, el técnico habló de este mal momento: "Siempre trato de no usar la palabra preocupación, pero en este caso la preocupación es real. Nosotros pensamos que a esta altura podíamos encontrarnos con otro tipo de inconvenientes. No esperábamos que uno de nuestros defectos fuera la anarquía ofensiva, la poca lectura de juego y la escasa comunicación dentro de la cancha". Tampoco esquivó la autocrítica. "Me duele que no podamos encontrarle la vuelta al juego. Sé que tengo buenos jugadores, nadie lo puede discutir, pero estamos jugando muy mal. Y cuando jugás tan mal, hasta las estrellas como Scola se desfiguran".

A esta altura está claro que el gran problema del equipo está en el funcionamiento ofensivo y en los porcentajes. "Un día la metés, otro no, ese no es el gran problema. El problema es cuando no encontrás los tiros del equipo, y eso pasó bastante. Pero decir que 'tiramos y erramos' sería quedarse con una parte muy fácil de la cosa. Tiramos y erramos, sí, pero fundamentalmente jugamos mal. Eso trae como consecuencia bajos porcentajes y problemas defensivos".

El técnico prefirió no hablar de fracasos individuales y señaló que uno de los puntos a resolver es ver "cómo involucrar a Kammerichs y Sandes en la ofensiva para que empiecen a ocupar un lugar más claro en el equipo". En la Copa ninguno de los dos pudo salir al rescate del equipo cuando Quinteros no encontró el gol y los internos fueron controlados. "Venían jugando muy bien hasta que llegaron a Puerto Rico; creo que con la llegada de Prigioni, que ya los conoce bien a los dos, van a recuperar su nivel".

Hernández confirmó que el futuro base del Real Madrid será titular desde el principio ante Venezuela. "Desde que llegó impuso su liderazgo como director de juego y le dio al grupo un gran golpe de energía. Necesitábamos de su presencia. El está acostumbrado a jugar en un lugar donde no existe el margen de error, pero tampoco quiero que toda la responsabilidad de sacar al equipo del pozo sea suya. No sería justo decir 'ahora llega Prigioni y nos salva'".

Sobre los objetivos, el bahiense afirma: "Sabemos que la cosa está difícil, pero no solamente queremos clasificarnos, sino llegar lo más alto posible, jugar la final y ganar el torneo. Todos conocen el carácter del jugador argentino. Así que haremos honor a nuestra estirpe y jugaremos el Premundial al límite de nuestras posibilidades."

¿Y cómo te sentirías si tuvieras que esperar que la FIBA invite a la Argentina al Mundial?

Muy mal. Posiblemente sería lo más duro que me tocaría vivir en mi carrera de entrenador. Pero los que estamos en esto tenemos que estar preparados para todo

Comentá la nota