Una hermana de Fidel Castro sirvió a la CIA

Juanita fue reclutada por la Agencia Central de Inteligencia cuando vivía en Cuba. Fue entre 1961 y 1964. Hoy sale a la venta Fidel y Raúl, mis hermanos. La historia secreta, de 432 páginas
Juanita Castro, de 76 años, revela la historia completa en el libro "Fidel y Raúl, mis hermanos. La historia secreta", de 432 páginas, que será puesto a la venta hoy.

La entrevista televisiva a Juanita Castro en el canal 23 de la cadena Univisión se trasmitirá en ocho fragmentos, en los que se revelará el nombre de la persona que se atrevió a proponerle que colaborara con la CIA y otros detalles relacionados con el hecho. "Va a ser algo de trascendencia histórica para Miami y para el mundo", pronosticó el sábado Emilio Marrero, director de noticias del Canal 23.

La hermana de Fidel y Raúl Castro llegó a Miami en 1964, tras romper con la revolución liderada por sus hermanos. Desde 1973 fue propietaria de una farmacia, que vendió hace dos años. "Juanita nos debía a todos esta parte de la historia y ha sido muy valiente al decidirse a contar este secreto", expresó María Antonieta Collins, quien escribió el libro y es la conductora del espacio televisivo en el que aparecen los testimonios de Juanita.

La editorial Santillana USA, con sede en Miami, obtuvo los derechos de publicación en marzo y desde entonces ha tenido que enfrentar intensas presiones de los medios de comunicación y de sus principales clientes para acceder a la información contenida en el libro.

Pero el manuscrito resultó una catarsis personal muy voluminosa que ambas decidieron archivar para retomar en un futuro, indicó Collins. A comienzos de este año, Collins retomó el manuscrito para reescribirlo. Pero sintió que el material estaba ya desactualizado.

"Ni Fidel, ni Cuba, ni las circunstancias actuales eran las mismas", dijo Collins. "Y había algo que no me encajaba de la historia familiar. Comencé a indagar e indagar, y fue así como salió el secreto, que era un resultado genial como periodista, pero devastador para la mirada de una amiga".

Collins preguntó entonces a Juanita si estaría dispuesta a publicarlo. Ella le pidió un tiempo para pensarlo y tres días después la llamó para darle luz verde al proyecto. "Creo que ha valido la pena", expresó Collins. "Ella está en paz, era una necesidad muy grande que tenía y este era el momento

oportuno para contarlo".

Comentá la nota