85 heridos y tres edificios destruidos en Reyes Dejó el Alud en la zona de Termas de Reyes

El alud de agua y lodo registrado el martes en Reyes, provocó heridas a 85 personas, entre ellas tres niños que ayer permanecían internados.
Sorpresivamente, el agua y el lodo arrasó tres construcciones, parte de un camping y sepultó 15 automóviles.

De la gran cantidad de personas que se encontraban disfrutando de una tarde vacacional en dicho centro turístico, muchos de ellos turistas, la mayoría fue revisada en el lugar por un equipo de emergencias del SAME y de acuerdo a la gravedad de cada caso, se los fue trasladando a los principales hospitales.

En los centros hospitalarios el saldo de pacientes atendidos fue de 14 en el Hospital San Roque, 42 en el Pablo Soria y 29 en el Hospital de Niños "Héctor Quintana". El secretario de Planificación en Políticas y Regulación Sanitaria de la provincia, Dr. Marcelo Bellone, confirmó que ayer permanecían internados 5 pacientes en el Pablo Soria, tres en el Hospital de Niños, uno de ellos en terapia intensiva, y dos personas en observación en el San Roque.

El jefe de guardia del Hospital San Roque, Dr. Héctor Rodríguez, confirmó que los pacientes atendidos en dicho centro de salud no había ningún herido de gravedad, tratándose en la mayoría de los casos de politraumatismos, excoriaciones y heridas cortantes.

OPERATIVO DE EMERGENCIA

Guillermo Cárdenas, coordinador médico del SAME Jujuy, relató que al llegar al lugar "eran muchas las víctimas desparramadas, que se estaban autoevacuando y muchas eran socorridas por bomberos y policías".

Además refirió que en el Hotel Termas de Reyes se montó un "hospital de avanzada" para realizar los primeros auxilios y luego los heridos se fueron derivando a tres hospitales provinciales.

El médico indicó que en la década de 1940 se había producido un fenómeno similar en esa zona, pero "no con esta magnitud", dijo, por lo que "ahora se prevé que se tomaran todas las medidas precautorias" por si se produce algo igual.

CONTINUAN LOS TRABAJOS

Ayer por la mañana se retomaron los trabajos de limpieza en el lugar donde se produjo el alud, mediante la remoción de escombros con maquinaria pesada. Personal sanitario y de desarrollo social, asistió para brindar ayuda a la gente que vive en la zona.

Por su parte, la secretaria de Planificación del Ministerio de Infraestructura de Jujuy, Mónica Boero, explicó que lo que ocurrió fue "que creció un arroyo pequeño, que no es ni terciario, perpendicular al río Reyes" que se encuentra ubicado "justo al frente de este complejo turístico que prácticamente quedo destruido", indicó.

Ayer se reunió a debatir el Comité de Emergencias

En la mañana de ayer se concretó una reunión con los integrantes del Comité de Emergencia y funcionarios de las distintas áreas, con el objetivo de evaluar los daños materiales producido por el alud en Reyes, y coordinar próximas acciones para contener a los damnificados.

En el encuentro estuvieron presentes altos funcionarios de Gobierno, encabezados por el gobernador de la Provincia, Walter Barrionuevo, durante el debate se trataron temas de logística y operativos para prevenir y para actuar luego de las catástrofes naturales.

En este sentido el secretario de Planificación en Políticas y Regulación Sanitaria de la Provincia, Marcelo Bellone, realizó un breve balance de lo ocurrido tras el alud en Reyes y resaltó que "el sistema reaccionó de acuerdo a lo previsto y en forma eficiente".

El funcionario indicó que se pone desde su área especial interés en la gente, "en el caso de las personas que resultaron lesionadas hoy por hoy podemos decir que más allá de las diferentes gravedades, solamente nos queda un caso en cuidados intensivos por una contusión pulmonar", dijo. Al evaluar el sistema de emergencias Bellone destacó dos aspectos primordiales: la participación del SAME oportunamente en el lugar apenas ocurrido el evento y el trabajo coordinado que se observó en todos los principales centros de salud de la capital. "Los integrantes del SAME no ingresan, porque la función del mismo es recibir las personas lesionadas, clasificarlas y derivarlas que fue lo que se hizo en el lugar del hecho", detalló. Por otra parte reconoció la predisposición del área programática que le pertenece al Centro Sanitario, "que estuvieron en el lugar diciendo en forma voluntaria que abrían el puesto de salud, un gesto rescatable, porque no es una función que deban cumplir y lo hicieron". Además resaltó el funcionamiento de los hospitales "donde los directores y los jefes del servicio de guardia inmediatamente se pusieron al frente".

"En el Hospital de Niños concurrían las madres con los chicos, quienes inmediatamente recibieron abrigo, porque el principal problema que presentaban era hipotermia, por lo que rápidamente se pusieron en marcha las acciones desde las jefaturas con los pasos a seguir".

Alrededor de 90 policías

trabajaron en el rescate

Según datos suministrados por la Policía de la Provincia, el martes a las 14:15 en Base Operacional (101) se recepcionó el primer llamado telefónico que daba cuenta de que en la zona de Termas de Reyes se registraba el crecimiento del cauce del río y persistente precipitación pluvial y que el agua se estaba llevando un vehículo.

Inmediatamente se activó el Comité de Emergencia, afectándose a personal de la Comisaría Seccional 34 con asiento en Villa Jardín de Reyes, desde donde partió una comisión de efectivos a bordo de un móvil, mientras tanto se comunicaba la novedad al SAME y a los cuerpos de Bomberos de Búsqueda y Rescate;de Infantería y de varias comisarías, partiendo hacia el lugar un total de ocho móviles, una autobomba y alrededor de noventa uniformados.

Los primeros en llegar constataron que un alud de agua, piedras de grandes dimensiones y barro había superado una defensa de hormigón de unos 3 metros de alto, cubriendo el predio de un camping ubicado en las adyacencias del hotel de la zona, causando daños de importancia en tres construcciones del lugar y unos 15 vehículos; ientras que las dos piletas existentes quedaron cubiertas de lodo. Los primeros efectivos en llegar comenzaron a trabajar a mano limpia, asistiendo a las víctimas, trasladándolas hacia el móvil y desde allí hacia la zona de los puentes donde iban llegando las ambulancias. Cabe señalar que los efectivos de la Comisaría 34. trabajaron a brazo partido hasta ser relevado por otros efectivos munidos de palas y con ropa para lluvia, trabajándose hasta alrededor de las 21 del martes y reiniciando las tareas a las 7 de ayer.

En total fueron trasladadas 96 personas entre jujeños y turistas, entre los cuales se encontraban familias provenientes de Córdoba, Neuquén, Tierra del Fuego, Santa Fe y Santa Cruz.

De los 15 rodados que fueron dañados por el alud, algunos ya fueron removidos por maquinaria de gran porte afectada también a la remoción de áridos y lodo que trabaja en el lugar y que continuará haciéndolo hoy.

Pasado el mal momento y el susto, se comenzó a registrar denuncias varias, radicadas especialmente de los propietarios de los rodados damnificados, sobre todo de aquellos provenientes de otras provincias.

La Municipalidad se sumó a las tareas en Reyes

Tras el alud en la zona de Termas de Reyes, que dejó casi un centenar de heridos y numerosas pérdidas materiales, la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, integrando el Comité de Emergencia, se hizo presente en el lugar y colaboró activamente con maquinaria pesada, la presencia de inspectores de tránsito para el control en el ingreso a la zona y el traslado de los vehículos que fueron arrastrados por la corriente, de igual modo con la limpieza de las inmediaciones a través de operarios de higiene urbana.

El concejal Juan Carlos Abud, a cargo interinamente de la Intendencia, puntualizó las acciones llevadas a cabo desde las distintas áreas de la comuna. "Acordamos con autoridades provinciales prestar toda la colaboración desde la Dirección de Tránsito, en principio, para ayudar a la evacuación de los vehículos atascados por la corriente, mediante el empleo de la grúa perteneciente a dicha repartición, también la presencia de los inspectores para restringir el acceso a la zona de trabajo".

Por otra parte, citó la "la limpieza de las inmediaciones, hasta donde permiten las razones de seguridad, porque es importante que los residuos de todo tipo no se mantengan en el lugar por mucho tiempo, ya que puede generar un foco infeccioso, por ello los operarios de Higiene Urbana levantaron los residuos esparcidos en las cercanías, hasta tanto las autoridades que interactúan en la tarea dispongan el ingreso al predio de riesgo". Finalmente, el edil hizo otras consideraciones al afirmar que "vamos a colaborar en todo lo que sea necesario, para devolver en cierta manera la normalidad al funcionamiento de la zona, que pertenece a un circuito turístico de relevancia para la provincia".

Valiosa ayuda en el momento indicado

Ante la emergencia ocurrida en un complejo turístico, muchas de las personas que escapaban del alud de agua y barro buscaron refugio en el Hotel Termas de Reyes, uno de los lugares más cercanos y, por su altura, más protegidos de la corriente.

Los propietarios del tradicional hotel no dudaron en ponerse a disposición de los damnificados, ofreciendo duchas, ropa seca, mantas e infusiones calientes a las asustadas personas que llegaban cubiertas de barro e inclusive con episodios de hipotermia, mientras esperaban la llegada de la atención médica y el traslado a la ciudad.

Desde la empresa, Claudia Pederiva relató que fueron alrededor de 100 personas las que llegaron al hotel en estado de pánico y nervios, y con la ropa totalmente mojada y manchada de barro. Así, relató que la primera tanda de gente recibió mantas para cubrirse y se fue a Jujuy casi inmediatamente en un colectivo de línea que se encontraba en el lugar y se ofreció inmediatamente a trasladarlos.

El resto de la gente - detalló - algunos conducidos por policías que actuaban en el rescate, permanecieron en el lugar hasta la llegada del SAME, cuyo equipo fue evaluando los casos según la gravedad y comenzaron el traslado progresivo según el estado de cada paciente.

COMO OCURRIO

Claudia Pederiva detalló también lo que pudo verse desde la altura del alud. "Al principio se sintió como un trueno muy fuerte y prolongado, desde las ventanas más altas se podía ver como uno de los arroyos que baja por el cerro parecía presentar un caudal mucho mayor al normal. Fue recién cuando comenzaron a ver a la gente corriendo bañada en barro y notamos que había ocurrido algo fuera de lo normal" relató.

Por otra parte, ayer continuaban los trabajos de remoción de los escombros y la presencia policial en el lugar, algunas personas, especialmente turistas, volvieron a buscar sus vehículos, pertenencias o documentación, ayudados por gente del lugar que en ningún momento dejó de colaborar.

Comentá la nota