Heridos del PRO juran vendetta hacia el Colorado y el Cacique Paja Brava

En por lo menos cuatro distritos fuertes hay mucha bronca en las filas de la oposición neoperonista. Se trata de referentes directos del PRO en Avellaneda, Pilar, San Fernando y San Isidro.

En esas localidades se trabajó desde el inicio del adelantamiento de las elecciones y se llegó a listas de unidad con gente del ex gobernador Felipe Solá y con el candidato a diputado nacional Francisco De Narváez. Dos manos -y no precisamente la del apoderado del macrismo bonaerense, Julio Garro- se metieron donde no les correspondían y dejaron que se cayeran las listas.

Las que quedaron corresponden a colectoras que venía fogoneando el Colorado en complicidad con el diputado provincial Jorge Macri, más conocido como "El cacique Paja Brava", por su adicción a la autosatisfacción, y su aliado, José Torello.

En la noche de este jueves, alrededor de cien dirigentes fueron a protestar frente al glamoroso bunker de Francisco De Narváez en el barrio Las Cañitas. La guerra de los heridos recién empieza, y en distritos como Malvinas Argentinas y Luján también se están agrupando.

Las broncas no fueron, como se esperaba, para el apoderado del PRO, Julio Garro, porque según un referente "este pibe sólo puso el gancho y no sabía de quién era tal o cual lista, se presentaron mil y el muchacho no tenía tiempo de chequearlas, no pueden culparlo a él".

Pero sí se marcaron a dos responsables políticos dentro de las filas del PRO: Jorge Macri, el primo cuestionado por videos pícaros donde aparecería masturbándose, y el "canchero" de José Torello, que todavía no sabe ni cuándo son las elecciones, se dice por ahí.

Esto no es todo: un joven diputado nacional se enojó mucho el día del cierre de las listas y textualmente le dijo al primo Jorge: "No te voy a bajar los dientes ahora, voy a esperar un poco más, pero ya sabemos que nos seguís cagando".

Desde el felipismo se ríen de la interna del PRO. Juran cobrarse cada uno de los desplantes del Colorado, pero no están tan nerviosos como pretenden hacer creer algunos medios.

El ex gobernador Solá, ni tonto ni perezoso y como le gusta decir a él, "el diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo", prepara para antes del 28, y un poco más para después, un grupo de tareas "PRO heridos" que lo ayudarán a cobrarse el atrevimiento del Colorado y la ruptura final del PRO para posicionarse como presidenciable. (www.agencianova.com)

Comentá la nota