Con las heridas abiertas, el Concejo trata la suba impositiva

La pelea entre Juez y Giacomino volverá a colarse en el Concejo, en el debate por el revalúo inmobiliario. El ex intendente bochó anticipadamente el ajuste de tasas, que los ediles giacojuecistas comenzarán a discutir.
Sin tiempo para que las heridas abiertas a raíz de la dificultosa aprobación de la empresa estatal CRESE, el Concejo Deliberante se prepara para debatir el nuevo esquema tributario dispuesto por el Ejecutivo municipal.

El proyecto, que la Secretaría de Economía está terminando de definir y que posiblemente ingrese al Concejo esta semana, anticipa una nueva batalla entre el intendente y su antecesor. En principio, Giacomino contaría con el aval del bloque para apoyar la iniciativa, aunque la intromisión de Juez podría complicar la historia. El líder del Frente Cívico cuestionó la reforma impositiva (llegó a calificar al secretario de Economía, Miguel Pozzolo, como un “imbécil” por la magnitud de la suba propuesta), dejando tambaleando al ajuste impositivo, que a esta altura se ha tornado imprescindible para las finanzas municipales.

Sin embargo, lo que en otros tiempos hubiera bastado para bloquear el proyecto, ahora apenas alcanza para poner puntos suspensivos. Sucede que la experiencia de CRESE cambió la lógica que hasta ahora había regido, en mayor o menor medida, los destinos del bloque del Frente Cívico. La palabra de Juez ya no es indiscutible

-al menos no, para varios de los ediles del oficialismo- y Giacomino habría logrado cohesionar al bloque detrás del proyecto.

Por otra parte, y de la misma manera que sucedió con la aprobación de la municipalización del servicio, no son pocos los concejales del Frente Cívico que compartirían conceptualmente el nuevo esquema tributario, que dispone un ajuste de tasas progresivo. Eso sí, su voto está condicionado a la posibilidad de introducir modificaciones al proyecto en función de que el mismo sea equitativo, protegiendo a los sectores de menores recursos.

De todas maneras, las palabras de Juez no serán inocuas y seguramente demandarán esfuerzos extra por parte de las autoridades municipales y del mismo bloque oficialista para evitar el éxodo de concejales, aunque, por tratarse de un proyecto que requiere mayoría simple para ser aprobado, las negociaciones serán mucho menos dificultosas a las encaradas para que CRESE pudiera dar el primer paso hacia su concreción.

Hay que destacar que cualquier modificación de tasas exige el voto positivo de la mitad más uno de los concejales del cuerpo y doble lectura. Si bien el intendente está facultado para actualizar las valuaciones fiscales de los inmuebles (no se modifican desde el año 1984), necesita que el Concejo Deliberante apruebe la reducción en las alícuotas, ya que de lo contrario la suba sería muy por encima de la propuesta.

Extraoficialmente, se prevé que el nuevo esquema tributario -Código Tributario y la Ordenanza Tarifaria- tome estado parlamentario esta semana, con lo que se comenzaría a discutir el jueves en la reunión de la Comisión de Hacienda que fue suspendida debido a la realización de la sesión especial en la que se aprobó la constitución de CRESE, la empresa municipal que se haría cargo del servicio de higiene urbana en 2009.

Palos en la rueda

A pesar de haber asegurado que no pondría palos en la rueda a la gestión de Giacomino, el ex intendente Luis Juez parece empecinado en torcer el rumbo del revalúo inmobiliario que los concejales comenzarán a discutir.

Juez calificó como una “locura” el ajuste de tasas del 80 por ciento promedio que según los trascendidos sería el incremento impulsado por el Ejecutivo municipal (aún resta conocer en detalle el proyecto) y remató luego tratando de «imbécil» al secretario de Economía, Miguel Pozzolo.

Comentá la nota