"No hemos venido acá para hacer vedetismo político"

En una entrevista exclusiva con DIARIO DE CUYO analizó la situación actual de la central obrera y dijo que no es un "Llanero solitario" sino parte de un grupo que lo ayudó a llegar al cargo.
Luego de un proceso complicado porque su antecesor, Julio Godoy, se resistía a dejar el cargo, el 22 de diciembre último asumió como nuevo delegado regional de la CGT Eduardo Cabello, quien proviene de la UOCRA. En una entrevista exclusiva con DIARIO DE CUYO analizó la situación actual de la central obrera y dijo que no es un "Llanero solitario" sino parte de un grupo que lo ayudó a llegar al cargo. Sostuvo que al gobernador Gioja todavía le faltan hacer cosas y reconoció que la CGT es un trampolín para la política.

-La CGT siempre ha tenido una mejor relación con los gobiernos justicialistas que con los radicales. ¿Por qué?

-Ha simple vista se puede interpretar que sí, teniendo en cuenta la cantidad de paros que se han registrado en la historia, empezando por Alfonsín. Pero la relación entre la CGT y el justicialismo se debe a que venimos de la misma rama, del mismo partido y a que nos entendemos un poco mejor. Somos consecuentes pero no obsecuentes. Esa es la línea que queremos seguir porque desde la obsecuencia nada se saca.

-¿La CGT defiende los intereses de los trabajadores, de los gremialistas o de quién, cuál es su rol?

-El rol es defender los intereses de los trabajadores. La idea es que los secretarios generales podamos tener en la CGT un ámbito donde podamos discutir todas las cosas y después la podamos plasmar ante la entidad que haga falta y los beneficios los tengan los trabajadores.

-¿Con su gestión va a buscar que la CGT tenga más protagonismo?

-No se trata de buscar protagonismos porque no hemos venido acá para hacer vedetismo político. Hemos venido acá para trabajar, para unificar esfuerzos y para que le vaya bien a San Juan.

-¿Cómo van a plantear la relación con el Gobierno, qué le van a pedir?

-Va a ser una relación de mutuo acuerdo y respeto, con audiencias. Nuestra idea es que cada vez que vayamos llevemos una propuesta. Entendemos que este es un Gobierno al que le ha ido bien, me parece que le podría ir mejor y que habría muchas cosas más por hacer todavía.

-¿Es una crítica?

-No, pero es una situación de decir bueno, por ejemplo faltan cosas por hacer.

-Por ejemplo

-Creo que todavía faltan cosas por hacer. Creo que eso ocurre porque se trata de una gestión muy personalizada. No es una novedad, en Buenos Aires sucede algo parecido. Pero esto es sanjuanino, es nuestro y si nosotros podemos ayudar y ver y mostrar, mejor. Creo que están los medios y el gobernador tiene la capacidad para hacerlo. Es una persona, tiene familia y también tiene que dedicar tiempo para él. Pero en la medida que podamos armar consensos, ser parte, nos va a quedar la tranquilidad de que hay una CGT que tiene opinión, propuestas.

-¿Considera que la CGT es un trampolín para la política?

-Puede ser para todo aquel al que le guste hacer política. Yo creo que todos hacemos política. Algunos hacen política partidaria, social. Pero si se da la posibilidad y están los muchachos y para eso están las 62 Organizaciones Peronistas lideradas por Chica, se podrá dar. De hecho que nosotros tenemos diputados y la idea es seguir teniendo diputados a través de los cuales nosotros podamos plantear cuáles son los derechos de los trabajadores y qué es lo que necesitamos como trabajadores.

-¿En qué se equivocó Godoy, su antecesor?

-Todos nos equivocamos y él puede haber tenido algunos errores como ser humano, como dirigente. Creo que pudo haber hecho la transición más tranquila porque todos pretendíamos lo mismo. También creo que los actores que uno puede tener al lado también influyen mucho. Pero cuando venga la gente de Buenos Aires para hacer un acto el primero que va a estar a mi lado va a ser Godoy.

-¿Lo van a llamar?

-Por supuesto, él fue secretario general, un cargo honorífico de la CGT y él tiene que estar. No nos sobra nadie. Creo que Godoy no se equivocó, nos equivocamos todos.

-¿A Moya también lo van a llamar?

-Nosotros conversamos con las entidades y éstas son las que ponen a los compañeros. En este caso la entidad bancaria presentó una nota en la que dice que él único autorizado a hacer gestiones por ese sector es el secretario general, Mario Matic. Por eso la entidad ha sacado a Moya de circulación. Charlaremos con él como compañero, pero no tiene la representación del sector.

-¿Qué le ha pedido el sector que lo apoyó para llegar a este cargo?

-Nos reunimos un grupo de gente y empezamos a trabajar por una CGT unificada, con proyectos.

-¿Eran los gordos sanjuaninos?

-Y sí habíamos algunos que estábamos excedidos de peso y otros no, como Pepe Villa, que está delgadito. Pero vimos la necesidad de unificar criterios y así empezamos a trabajar. Yo salgo en el consenso de ese grupo, pero el día que yo sienta que perdí el apoyo me voy porque no soy un "Llanero solitario" ni el líder de un grupo, sino parte de ese grupo y de los que se están agregando.

-¿Lo conoce a Moyano?

-No soy su amigo, nos hemos visto en actos, nos hemos saludado y también nos hemos visto en algunos enfrentamientos que hemos tenido entre Camioneros y la UOCRA. Son diferencias, los dedos de la mano no son todos iguales.

-¿Esos enfrentamientos no pueden llegar a afectar su gestión?

-No, porque se trata de heridas de seccionales. Moyano es el secretario general y no tiene diferencias con Gerardo Martínez, el secretario general de la UOCRA.

-¿Cómo ve a la Presidenta?

-Siempre le tuve más confianza a ella que a él.

-¿Y quién cree que toma las decisiones?

-Creo que las toma ella, porque es la Presidenta. Pero además tiene el respaldo de la CGT y yo creo que si no hubiera sido por ese apoyo ella no hubiera pasado el conflicto con el campo.

Comentá la nota