Heller se suma a la oposición y pide que Cristina convoque a extraordinarias

Heller se suma a la oposición y pide que Cristina convoque a extraordinarias
El diputado kirchnerista advirtió que "esperar a marzo genera un proceso de desgaste o debate que debería cerrarse cuando antes". También se sumó al pedido de Pino Solanas de investigar la legitimidad de la deuda, pero aclaró que "debe cumplirse con las obligaciones del 2010" ya que "no tiene que ver con la que se quiere investigar".
El diputado kirchnerista Carlos Heller pidió hoy a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que convoque a sesiones extraordinarias del Congreso para tratar el conflicto del Banco Central, al advertir que "esperar a marzo genera un proceso de desgaste o debate que debería cerrarse cuando antes".

Heller también se mostró de acuerdo con formar una Comisión Bicameral del Parlamento Nacional para investigar la legitimidad de la deuda externa, tal como reclaman fuerzas de centroizquierda, aunque aclaró que ello no debe involucrar el pago de las obligaciones del 2010.

En diálogo por Radio Mitre, el titular del Banco Credicoop defendió el proyecto de pagar deuda con reservas monetarias, a través del Fondo del Bicentenario, como también la atribución presidencial de dictar decretos de necesidad y urgencia (DNU).

Sin embargo, Heller se mostró "partidario" de que la jefa de Estado convoque a sesiones extraordinarias para analizar los decretos de remoción del titular del Banco Central, Martín Redrado, y de constitución del Fondo del Bicentenario, cuestionados desde la oposición.

"La facultad de convocatoria a extraordinaria es del Ejecutivo, yo sería partidario de que lo haga, porque esperar a marzo genera un proceso de desgaste o debate que debería cerrarse cuanto antes. Pero no creo que sea ilegítimo el procedimiento del Poder Ejecutivo, en todo caso yo podría ser el que decida, decidiría en forma distinta", afirmó.

Respecto del conflicto del BCRA, Heller consideró: "No se me ocurre que pueda terminar de otra manera que con la remoción del presidente" y agregó que, en virtud de que la opinión de la Comisión Bicameral no es vinculante, "en el peor de los escenarios, llegado marzo la Presidenta estaría en absoluta facultad constitucional de removerlo".

"Dilatar esta situación no le hace bien a la normalización del funcionamiento de la economía", advirtió el legislador y banquero, aunque remarcó que "en cualquier otro momento de la historia argentina (este hecho) hubiera generado una conmoción enorme en el mercado".

En relación al reclamo de sectores del centroizquierda, como el caso del diputado Fernando "Pino" Solanas, de investigar la legitimidad de la deuda externa, Heller remarcó que "yo apoyaría la idea de que se forme una Comisión Bicameral que vuelva a analizar a fondo todo el tema de la deuda".

"Sobre todo -agregó- porque eso permitiría que se conozca adecuadamente quiénes han sido las que la generaron, qué responsabilidad tienen. Cuando uno escucha a algunos hablar de este tema (parece) como si no tuvieran pasado, como si no tuvieran historia." No obstante, el diputado kirchnerista aclaró que no considera que "esa Comisión deba ser contradictoria con la idea de que se siga cumpliendo con las obligaciones del 2010 que a mi juicio no tiene nada que ver con aquella deuda que se quiere investigar".

"La famosa denuncia de (Alejandro) Olmos que dio lugar al fallo de (el juez Jorge) Ballesteros, está referida a 12.000 millones de dólares contraída por la dictadura, más 8.000 y algo que son los que (Domingo) Cavallo estatizó, que era la deuda privada en la década del '80", explicó.

Heller dijo eso "no tiene nada que ver con los Boden 2012 que vencen este año, que muchos de ellos están en manos de jubilados y ahorristas argentinos".

"Además muchos otros (vencimientos) vienen de bonos que se emitieron después del 2005, con leyes que aprobó el Parlamento cuando se hizo el canje de la deuda, que hay que recordar que hubo un total de 67.000 millones de dólares que se descontó a la deuda en el proceso de negociación".

Para el legislador y banquero, "poner en tela de juicio los pagos del 2010 lo único que traería como perjuicio es un enrarecimiento de la situación interna, una mayor dificultad para conseguir financiamiento" para el país.

Comentá la nota