Heller vs. Pino vs. Ibarra: la pelea de los progresistas por el tercer puesto

Se enfrentan, sobre todo, por su postura respecto del Gobierno de los Kirchner.
Alguna vez, sus caminos porteños se fusionaron o al menos encontraban puntos en común en varias esquinas. Hoy, sólo parece emparentarlos su oposición militante a la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad. Pero es tanta la diferencia sobre cómo se paran frente al Gobierno nacional, que la elección del 28 de junio los verá separados y peleando por el mismo lugar. Carlos Heller, Fernando "Pino" Solanas y Aníbal Ibarra encabezan, cada uno por su lado, listas para diputados nacionales por la Capital. Y por lo que dicen las encuestas y ellos mismos admiten en público y --sobre todo-- en privado, disputan el tercer puesto de la elección.

A poco más de un mes de los comicios, los trabajos de tres consultoras dan primera y segundo a Gabriela Michetti (PRO) y Alfonso Prat Gay (Acuerdo Cívico y Social). Equis le da la ex vicejefa de Macri un 33%; CEOP, 33,7%; e Ibarómetro, 40,2%. El ex titular del Banco Central durante la gestión de Eduardo Duhalde tiene 23,2%, 15,4% y 10,8%, respectivamente. Después viene el trío autodenominado progresista y de centroizquierda, con porcentajes parejos y liderazgo variado (ver "Frente a frente"). Todo muy poco definitivo para el nivel de indecisos que aún contienen los sondeos, las seis semanas que quedan de campaña y el margen de error sobre los que previenen las propias encuestas.

Previsibles, los tres candidatos se ven arriba en esta sub-batalla. "Somos la tercera fuerza, más allá de lo que digan algunas encuestadoras. Tenemos el voto independiente, el de un sector del PJ y también captamos a gente que antes se inclinaba por (Elisa) Carrió o por Macri", le dijo ayer Solanas a Clarín desde su casa, donde hacía un alto en la campaña. ¿Por qué encabeza la lista de Proyecto Sur y no hay alianza con Heller e Ibarra? "Heller es el candidato del PJ, es otra muestra del acuerdo de los Kirchner con los banqueros. E Ibarra hoy es el esqueleto de algo que en su momento tuvo perfume progresista, pero fue un proyecto de mentiras. La gestión de Ibarra le posibilitó a Kirchner darle los casinos de la Ciudad a su amigo Cristóbal López (un cuestionado empresario del juego)", pegó el cineasta.

Heller fue menos duro en cuestionar a sus colegas candidatos, pero más enfático para defender al Gobierno nacional. "En la Ciudad, los tres tenemos perfil opositor. Pero en la Nación, para nosotros en esta elección se discute si se defiende este modelo (por el de los Kirchner), con la posibilidad de mejorarlo, o se lo abandona. Las diferencias con Ibarra tienen que ver con esto. Nosotros, en 2007, hicimos una alianza con el kirchnerismo desde un sector independiente. Yo sigo haciendo lo mismo. El que se corrió fue Ibarra", arrancó Heller, minutos después de disfrutar con la victoria de Boca 2 a 1 a Arsenal en la Bombonera. Y siguió: "Con Solanas las diferencias vienen de antes. El dice que este es un Gobierno de derecha, como el de (Carlos) Menem y a mí me cuesta coincidir con esta definición. Pero tampoco es mi enemigo".

Ibarra es el más componedor de los tres. Mientras se preparaba para ver a su hijo jugar al rugby en Vicente López, respondió: "Heller decidió ser el representante del kirchnerismo en la Ciudad y la visión con respecto al Gobierno nacional nos separó. Y en Pino prevaleció la idea de medir fuerzas en esta elección, pero no descarto que volvamos a trabajar todos juntos".

Comentá la nota