Héctor Moreno, el chico trasplantado regresó a Resistencia

La familia de Héctor Alfredo Moreno, el niño de 8 años que después de cuatro de espera recibió en el Hospital Garraham el trasplante que requería ante un cuadro de miocardiopatía congénita dilatada, arribó a las 11 al aeropuerto de Resistencia, en un vuelo de Aerochaco procedente de Buenos Aires, para cumplir el sueño de Héctor de regresar a su provincia natal y compartir su felicidad con quienes a través de su ayuda posibilitaron la operación.
El niño —junto con su padre— fue trasladado en una autobomba de los bomberos hasta Casa de Gobierno. La sorpresa que recibió el niño a su arribo fue la presencia de la coordinadora Mariela Guerra, quien se encargó de todo lo concerniente al traslado de la madre del niño hacia Casa de Gobierno y luego del alojamiento en el Hotel Amerian.

Una gran emoción

El niño recibió una sorpresa en el aeropuerto y posteriormente su familia se trasladó a la Casa de Gobierno. En el salón de acuerdos, los recibió el gobernador Jorge Capitanich, quien departió varios minutos con ellos y conversó animadamente con Héctor, quien se calzó una camiseta del Club Sarmiento —aunque íntimamente haya deslizado antes del encuentro con el primer mandatario que era simpatizante de Boca Juniors y Chaco For Ever—, pero igualmente se calzó la casaca aurirroja para sacarse una fotografía con el gobernador abrazándolo.

Héctor regaló al gobernador y a Guerra sendos bolígrafos y un CD que contiene fotos del cuerpo médico que lo atendió en el Garraham y su posterior proceso de recuperación.

La madre de Héctor hizo público su reconocimiento a todos los que colaboraron para la recuperación de la salud del niño: el gobernador, la Casa del Chaco, la obra social de la que pudieron disponer, los medios de comunicación —tanto del Chaco como de Buenos Aires— y toda la gente que los acompañó, especialmente la coordinadora Guerra.

Cabe resaltar que el primer mandatario provincial, desde que supo de este caso, se puso a disposición de la familia para ayudarla en todo lo que fuera necesario a los fines de que pudiera concretarse la operación.

La familia Moreno, que poco tiempo después del nacimiento de Héctor recibió el diagnóstico sobre su problema de salud, decidió mudarse a Buenos Aires cuando el niño fue incluido en la lista de espera del Incucai. La operación se practicó el pasado 14 de mayo y desde entonces el niño asiste con disciplina a los controles médicos necesarios.

Un regreso antes postergado

Héctor explicó al gobernador que las causas de la postergación de su viaje a Resistencia el pasado 4 se debió a que “tenía fiebre y el médico me dijo que así no podría viajar”. Y su madre redondeó la explicación acotando que “sufrió una descompensación, además se sumaron las ganas, la emoción y también la expectativa que tenía el nene de volver a ver a sus familiares luego de tanto tiempo. Más que nada se trató de una prevención, ante un malestar que sufrió el pequeño. Entonces decidimos dejarlo internado en el Hospital Garraham, hasta lograr su mejoría”.

Comentá la nota