Héctor Gutiérrez fustigó al ministro de Seguridad provincial Carlos Stornelli

El intendente cuestionó al funcionario y lo responsabilizó de la situación delictiva. Dijo que el Ministerio no entrega los patrulleros que prometió “por desidia o negligencia” y admitió que “estamos a las puertas del infierno de la inseguridad”.
DE LA REDACCION. El intendente Héctor Gutiérrez lanzó duros conceptos contra el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli y lo responsabilizó de los problemas delictivos que vive el Distrito, además de llamar a sus acciones “grotescas”. Contó también que cuando fue a verlo a la Gobernación, el funcionario ni siquiera lo recibió y debió hablar con el segundo en el mando. El jefe comunal opinó que, “ya es tiempo de que el ministro Stornelli asuma las responsabilidades de la inseguridad en la provincia porque el problema se está tornando gravísimo y él debe solucionarlo”.Dijo también que no basta con las buenas intenciones porque “de buenas intenciones está empedrado el camino del Infierno”, y la caldera de palabras, y manifestó que los patrulleros pedidos no llegan desde la Provincia por “desidia, negligencia o falta de presupuesto”. El tono de enojo en Gutiérrez tiene una clara explicación: las declaraciones se produjeron luego de que vecinos de zona Centro y de Centenario realizaran asambleas y reuniones con autoridades policiales y municipales para reclamar por la seguridad ya que el año comenzó con violentos y reiterados robos.De hecho, el martes próximo los vecinos de zona sur volverán a reunirse, esta vez en la Sociedad de Fomento Centenario para organizarse respecto de este tema.

Dichas juntas vecinales no fueron menores. La que se realizó en el Club Sirio Libanés, la semana pasada, estuvo compuesta por más de 150 personas. Los concurrentes a la misma, contaron su angustia y algunos, incluso, relataron robos en primera persona.

En tanto, la situación del delito es cada vez mas grave, los propias fuerzas policiales reconocieron a LA OPINION que el atraco más habitual es el “robo calificado”, es decir, delincuentes que entran a las casas mientras está la familia.

De esta sensación de inseguridad, producto de los distintos sucesos delictivos, Gutiérrez responsabilizó -casi culpó- a Stornelli por no enviar la ayuda necesaria. A través de una comunicación oficial el jefe comunal contó que, “hace un año, cuando le pedimos 12 móviles para nuestro partido, nos planteó que iba a modificar el sistema de compras para agilizarlo y adquirir camionetas en lugar de autos. Luego le pedimos más efectivos porque los expertos en seguridad aconsejan tres agentes cada mil ciudadanos y no sólo no tuvimos eco sino que tampoco pudimos continuar con la Escuela de Policía. Pues bien, el tiempo ha pasado y no hemos recibido más que un auto usado. Esto es grotesco y la buena voluntad no es suficiente.

Según Gutiérrez, “el Distrito necesitaría aproximadamente 330 uniformados, pero la cifra de personal está por debajo de esa cantidad.

“Hoy el 40% de las cuadrículas de la ciudad no están cubiertas por falta de móviles policiales. Por más que nuestro Municipio acompaña a la Policía y cuenta con un presupuesto anual de 1 millón de pesos, que invierte en personal de vigilancia, en 7 patrullas urbanas, 40 cámaras de seguridad, monitoreo satelital, combustible, horas cores y el sistema de alerta 108; si no se toman medidas oportunas, poco va a cambiar”, sentenció el intendente además de contar las medidas que la Municipalidad está tomando para evitar más violencia.

El infierno

En sus declaraciones el jefe comunal acusó a Stornelli de tener solamente buenas intenciones pero no resolver ni cumplir lo que promete. Para ilustrar su idea, opinó que “hay un dicho que reza: De buenas intenciones esta empedrado el camino del Infierno”, y agregó sobre la situación que atraviesa la comuna que, “en Pergamino podríamos decir que nos encontramos a las puertas del infierno de la inseguridad y el ministro de Seguridad de la provincia no toma las medidas necesarias”. En las últimas semanas las estadísticas del delito subieron más de lo esperado ya que el año comenzó con una ola de asaltos graves, algunos de ellos con golpes a las víctimas y amenazas con armas de fuego de alto calibre.

En otro párrafo de las declaraciones, Gutiérrez intentó encontrar una respuesta a la falta de soluciones por parte del Gobierno provincial. Dijo que “ya no sé si la falta de móviles es desidia, negligencia o presupuesto; pero cualquiera sea el motivo, la situación en el interior de la Provincia es grave y hace que los intendentes nos sintamos impotentes ante el reclamo de los vecinos.

Gestiones

El intendente, contó también que durante 2008 realizó gestiones personales ante distintas autoridades de la Provincia y que en los últimos tiempos, dichas reuniones y llamados se intensificaron. Quiso reunirse cara a cara con Stornelli pero el ministro no lo atendió y debió conformarse con el subsecretario de Seguridad, Carlos Stagnaro. De todos modos, las gestiones, por ahora, no aseguraron patrulleros o asignación de personal. Al respecto Gutiérrez comentó que “nada se podrá solucionar si las autoridades no funcionan.

Hace tres años que tenemos un sistema de seguridad ciudadana muy eficiente que consiste en patrullas urbanas, monitoreo satelital y cámaras de control de la vía pública, pero si los mandos superiores no funcionan, no se puede hacer nada y no podemos dar respuesta a nuestra gente”, opinó el intendente.

Comentá la nota