Hay 40 mil hectáreas quemadas y unas cuatro mil cabezas de ganado afectadas

Los voraces incendios que se desarrollaron desde el pasado miércoles en las sierras del sur de Córdoba, y que tuvieron su origen en la provincia de San Luis, ya devoraron más de 40 mil hectáreas de campo y hay hasta 4 mil cabezas de ganado afectadas en la zona del siniestro, según surge del primer relevamiento realizado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

El ministro Carlos Gutiérrez admitió que aún no se ha realizado un diagnóstico definitivo sobre el grave impacto del fuego.

"Sabemos, con bastante precisión, que esta región cuenta con campos de cría donde hay un rodeo de entre 80 y 90 mil cabezas y estimamos que entre 4 mil y 5 fueron afectadas.

Esto es lo que nos señalan los productores e intendentes. Hoy la comunicación es tan ágil que en algunas horas se puede obtener un marco de situación que en otras ocasiones nos hubiera llevado días", manifestó.

Gutiérrez aclaró que entre el ganado inmerso en la zona del siniestro "aún es prematuro confirmar el número de animales que finalmente murieron".

Para el ministro, "no quedan dudas de que estamos ante un verdadero desastre natural" y añadió que al sobrevolar el sector arrasado por el fuego "no se puede creer cómo el fenómeno arroja imágenes dantescas sobre la naturaleza".

"Hemos apuntado, a partir de lo que nos ha pedido el propio gobernador (Juan Schiaretti), a brindar alimentación al ganado que ha sufrido las consecuencias y lograr la recuperación de las líneas eléctricas que fueron dañadas por las llamas", precisó.

El funcionario provincial resaltó que la prioridad del gobierno de Córdoba, "en medio de uno de los mayores incendios de los que se recuerda", fue la de salvar vidas humanas y posteriormente, evitar que los daños naturales materiales sean aún mayores.

Gutiérrez recorrió ayer las localidades de las sierras del sur incluidas en la zona donde se registraron los mayores siniestros para profundizar la evaluación sobre los daños y articular con los jefes comunales la ayuda que llegará desde la Provincia.

Al ser consultado sobre el impacto que las cenizas podrían tener sobre los cursos de agua y las napas freáticas en la región, debido al corrimiento que se producirá como consecuencias de las lluvias, el ministro Gutiérrez dijo que la secretaría de Medio Ambiente ya está analizando la situación.

"Los escurrimientos, las filtraciones y la natural pendiente incidirán seguramente. Se han hecho obras muy importantes en los últimos años para impedir que hoy tengamos inundaciones en el sur de Córdoba pero las lluvias que van a llegar van a generar dificultades", expresó.

Comentá la nota