Más de 26 mil hectáreas fueron arrasadas

Lucha sin tregua en Ischilín. Cientos de bomberos y aviones no alcanzan. Video y mapa.
Ischilín. Ayer por quinto día consecutivo, luego de que el martes un rayo en Cerro Negro desatara el mayor incendio forestal en 40 años de esta región, las llamas no pudieron ser sofocadas, a pesar del denodado esfuerzo de los agotados bomberos de los cuarteles de toda la provincia.

El saldo no puede ser más desastroso y desalentador: al menos 26 mil hectáreas han sido arrasadas por el fuego, según dijeron fuentes calificadas, convirtiendo los suelos en un manto negro de cenizas y destrucción.

Se calcula que al finalizar este siniestro superarán 30 mil las hectáreas quemadas, sin el menor vestigio de fauna y flora autóctona, sin contar las consecuencias económicas para la región.

Esto se sumará a las aproximadamente 350 mil hectáreas que el fuego ha consumido este año en toda la provincia.

Anoche, el combate se centralizaba en un único frente al este, en el paraje Todos los Santos a nueve kilómetros de la comuna de Cañada del Río Pintos, a unos cinco kilómetros de las Grutas de Ongamira y a 30 de la ciudad de Deán Funes.

A diferencia de otros balances al caer la noche, en esta oportunidad no se registraban otros focos, a pesar de los llamados "vientos locales" impredecibles y que han tenido a mal traer a los bomberos en los últimos días.

Ruta cortada. Ayer, la ruta provincial 17 –columna vertebral y única vía terrestre de acceso a la zona en conflicto– fue la que acarreó problemas a cada momento. Debió cerrarse a todo tránsito vehicular. Por allí sólo circulaban vehículos utilitarios que transportan a los hombres, como así también autobombas y camiones tanque. Esto provocó un intenso tráfico en forma continua.

Pero no se focalizó en esa circunstancia la problemática de la ruta. En tramos cercanos a Todos los Santos, las llamas pasaron sobre el camino una y otra vez, generando a cada instante nuevos focos que obligaron a los efectivos a movilizarse de forma permanente, en un incendio forestal donde las grandes distancias son otro enemigo inevitable.

Ayer trabajaron 350 bomberos de todos los cuarteles de la provincia, más dos aviones hidrantes y un vigía.

Las aeronaves hicieron base en una pista de Villa del Totoral, donde fueron aprovisionadas de agua de camiones tanques y cisternas, pese a la aguda sequía.

Este diario recorrió por cuatro horas cada tramo de la región, y pudo observar el cansancio de los hombres ante el calor reinante y el incesante trabajo. Muchos fueron reemplazados por otros compañeros.

A pesar de los elementos disponibles, el esfuerzo físico signó esta jornada en un terreno caracterizado por pastizales y bosque serrano bajo, de alta combustibilidad ante una sequía nunca vista, según los lugareños.

El día de ayer cerró con pronóstico reservado para este incendio forestal, con la esperanza de una lluvia que no llega.

Sin detenidos. Desde la Departamental Ischilín de Policía se informó que de los cuatro detenidos por causar fuego, ya no queda ninguno. Estaban acusados de realizar "contrafuegos" en la zona del desastre.

Si ve fuego, denuncie

Prohibido prender fuego. El Gobierno reiteró que está prohibido iniciar fuego en cualquier espacio abierto de la provincia. Evite tirar colillas de cigarrillos encendidas desde el auto.

Dónde llamar. Si ve a alguien causando fuego intencionalmente, llame de inmediato al 0800-777-0220 o bien a alguna dependencia policial.

Comentá la nota