Los hechos que marcaron 2009

Los hechos que marcaron 2009
La crisis internacional fue excusa de muchas decisiones. La derrota del kirchnerismo abrió el panorama político nacional y dibujó un nuevo escenario. En la provincia, la elección que ganó el cobismo y los conflictos internos complicaron al Gobierno.
Fue el año de en el que la crisis internacional sirvió de excusa para justificar desde decisiones financieras, como el déficit, hasta políticas, como el adelantamiento de las elecciones. También fue el año del comienzo de la decadencia de la hegemonía política del kirchnerismo, que había empezado en el 2003 con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia y que tuvo como bisagra la derrota del propio ex presidente en Buenos Aires.

Claro que también se habló de la importancia de la democracia, pero sólo en el marco del fallecimiento de Raúl Alfonsín, el primer presidente elegido por el voto tras la última dictadura y que fue reivindicado 20 años después de dejar el poder.

A nivel provincial las cosas no fueron muy distintas, aunque sí le fue peor al Gobierno local que al nacional.Celso Jaque se consolidó como uno de los gobernadores peor calificados.Las crisis internas tuvieron al Poder Ejecutivo al borde del caos, sobre todo luego de la derrota histórica ante el Frente Cívico.

Otra de las noticias del año fue la reunificación de la UCR. El vértigo de la política argentina hace que ahora Julio Cobos sea el principal precandidato a presidente por el centenario partido, luego de haber sido el motivo de la ruptura sólo dos años antes.

La despedida

Los enfrentamientos, la crispación, la falta de diálogo y las descalificaciones se han hecho costumbre en la política argentina. Quizá esa sea una de las razones por las que la figura de RaúlAlfonsín tomó una trascendencia impensada. El primer presidente desde el retorno de la democracia falleció el 31 de marzo de este año. Tenía cáncer de pulmón y su salud se había deteriorado fuertemente.

La muerte del "padre de la democracia" se transformó en símbolo. Fue velado en el Congreso de la Nación, por donde pasaron más de 100 mil personas para despedirlo, entre los que estuvieron los principales dirigentes de la UCR, el Partido Justicialista, ex presidentes de toda América latina y otros líderes. Dos días después de su muerte, una caravana lo llevó hasta el cementerio de de la Recoleta.

Alfonsín fue presidente entre 1983 y 1989. Tuvo que dejar el poder seis meses antes de cumplir el mandato en medio de una crisis enmarcada por la hiperinflación. Aunque su salida había oscurecido los resultados de su gobierno, veinte años después fue reivindicado como un "defensor de los derechos y la democracia". Ese adiós que terminó en la Recoleta fue el último momento y lugar en el que se pudieron juntar este año oficialistas y opositores sin que mediaran escándalos.

Chau hegemonía

Cristina presidenta y Néstor en el poder. La idea del "doble comando" en el manejo del país signó los primeros años de la gestión de Cristina Fernández. En medio de esa tensión, en marzo de este año los Kirchner patearon el tablero al adelantar las elecciones, previstas para octubre, al 28 de junio.La excusa era la crisis internacional.

Como si fuera poco, el ex presidente fue candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires y empujó al gobernador Daniel Scioli, a otros funcionarios de primera línea y a los intendentes bonaerenses a ser candidatos.

Así surgió una nueva figura política: "los candidatos testimoniales", cuya definición podría aparecer en un diccionario como "dícese de los políticos que, aunque se postulan y promocionan para ser votados en un cargo, jamás asumirán en dicha representación". El resultado para la familia presidencial fue catastrófico. Kirchner perdió por dos puntos ante el empresario Francisco De Narváez y comenzó la caída de la hegemonía K en la política argentina.

Las batallas K y el nuevo Congreso

Ante la derrota electoral y la pérdida de poder, el kirchnerismo aprovechó el tiempo antes de que cambiara la composición del Congreso para "librar" la mayor cantidad de batallas posibles. En tiempo récord se aprobaron reformas estructurales de los sistemas institucionales y de medios.

La pelea mayor se dio por la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, proyecto que recibió el rechazo de la oposición y las empresas. La norma ahora es cuestionada judicialmente (ver página 4).

Antes, Cristina logró postergar las llamadas "facultades delegadas" que le permite, entre otras cosas, aumentar o imponer retenciones a las exportaciones sin pasar por el Congreso.También extendió la emergencia económica con la curiosidad de haberlo hecho por dos años, con superpoderes incluidos para reasignar partidas presupuestarias.

El otro cambio estructural se dio con la reforma política.Con la nueva ley, ahora habrá "primarias" obligatorias para elegir los candidatos a presidentes.También se cambio la forma de financiar los partidos. El resultado de esas votaciones indicó que a pesar de la pérdida de poder, Kirchner mantiene un proyecto político.

Pero el rigor de los malos resultados lo sintieron en diciembre, con la sesión preparatoria antes de que asumieran los nuevos diputados.Allí, por primera vez en la era K, la oposición logró quórum propio, sin la presencia del oficialismo.

La cara de la derrota fue el propio Néstor Kirchner, quien debió resignarse a que el revés electoral fue mucho más que los "dos puntitos" que él consideraba. Además, la oposición consiguió presidir la mitad de las comisiones y Ricardo Alfonsín es el vicepresidente primero de Diputados.

Cobos, el líder radical

Aunque a nivel nacional Néstor Kirchner fue el gran perdedor del año, hubo alguien al que le fue peor. Jaque no alcanzó a acomodarse y recibió una paliza electoral histórica por más de 20 puntos. En la vereda de enfrente estaba elFrente Cívico Federal, una alianza formada principalmente por radicales y cobistas, que también incluyó al ARI y Unidad Popular.

El mal desempeño político del Gobierno provincial hizo que crecieran las expectativas futuras del radicalismo en la provincia, cuestión que colaboró para acelerar la reunificación de ese partido. El proceso estuvo signado por los cruces internos que aún se mantienen.En junio, la bandera fue la figura de Julio Cobos, quien se puso al frente de la campaña y hasta puso como condición para su futura candidatura a presidente "ganar por amplio margen".

El resultado fue contundente: 20 puntos de diferencia sobre el peronismo. La UCR local terminó su proceso formal de normalización con la asunción de Cesar Biffi como presidente del Comité provincia.

A nivel nacional la llegada de Ernesto Sanz como presidente también le asegura buena llegada a Cobos. Así, en la carrera presidencial el mendocino picó en punta dentro de ese sector, un paso más adelante que Elisa Carrió (CC) y Hermes Binner (PartidoSocialista).

Conflictos sin fin para el Gobernador

Por momentos, Celso Jaque parecía huérfano, pues no encontró apoyo ni en su propio partido.Así, cada problema se transformó en una crisis. Los primeros cambios par "oxigenar" el Gobierno llegaron en julio, pero fueron acotados y poco sorpresivos. Se fueron Iris Lima de la DGE y Guillermo Migliozzi, de Producción, y llegaron Carlos López Puelles y Raúl Mercau.

Antes, la noticia sobre un subsidio otorgado a una productora para un recital de Los Fabulosos Cadillacs había tomado una trascendencia más allá de lo imaginado. Tanto, que fueron imputados el secretario de Turismo, Luis Böhm, y el principal asesor de Jaque, Raúl Leiva, quien luego fue desvinculado de la causa.

Para colmo, los escándalos se sucedieron y afectaron a funcionarios y familiares del Gobernador, como Ricardo Landete. Algunas decisiones como la intervención de Obras Sanitarias intentaron llevarle aire al oficialismo. Pero Jaque se mantuvo ausente.

En su lugar el protagonismo de las acciones de gobierno recayeron sobre dos personas: el secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán, encargado de las tareas más ásperas, y Carlos Ciurca, ahora ex ministro de Seguridad y actual de Desarrollo Humano, quien se mantiene como el "mediador".

Cristina tiene problemas con su vicepresidente y Jaque no puede confiar demasiado en su vicegobernador. Salvando las enormes diferencias, CristianRacconto siguió la línea de Cobos diferenciándose cada vez que pudo de su compañero de fórmula. "Racconto es una caricatura de Cobos", bromean los peronistas en la Legislatura. Lo cierto es que el vice intentó comenzar a andar su propio camino, aunque por ahora sin resultados.

La pelea con Vila y piñas con ATE

La cita era para dar explicaciones sobre un decreto que regula el espacio que los hoteles cinco estrellas pueden destinarles a sus casinos. Pero Alejandro Cazabán aprovechó su visita a la Legislatura para institucionalizar y hacer pública la pelea del Gobierno con el grupo económico encabezado por Daniel Vila y José Luis Manzano.

El funcionario acusó a los empresarios de extorsionar al Gobierno. Se trata del grupo que, entre otras cosas, maneja la principal distribuidora de energía (Edemsa) y tiene áreas petroleras concesionadas por la actual gestión. La denuncia llegó a la Justicia, pero luego la pelea se enfrió.

Aunque hubo protestas de gremios en las calles muchas veces, la mayor tensión se vivió dentro de Casa de Gobierno. En un hecho poco frecuente, gremialistas de ATE y funcionarios se pelearon hace unos días a las trompadas por la falta de acuerdo sobre el cumplimiento de un acta paritaria de trabajadores de la salud.Como resultado terminaron cuatro funcionarios heridos, entre ellos el ministro de Hacienda, y otros cuatro gremialistas también lesionados. Además se abrieron tres causas judiciales.

Al otro día, elGobernador anunció nuevos cambios en el gabinete.Se fueron el ministro de Salud, Sergio Saracco, y la ministra de Desarrollo Humano, Silvia Ruggeri. En su lugar asumieron Juan Carlos Behler y Carlos Ciurca, que dejó Seguridad en manos de Carlos Aranda.

En rojo

El año termina y Jaque no tiene resuelto el balance financiero. Aunque recibió un regalo de 100 millones de pesos de parte de la Nación para pagar los sueldos, ahora busca algún banco que le preste el resto del dinero para cubrir el déficit de 2009.

La convocatoria es para que los bancos ofrezcan a la Provincia 420 millones de pesos. El Presupuesto de 2010, en tanto, está en pleno debate y plantea un rojo de 240 millones, aunque la oposición dice que será mayor.

Comentá la nota