Es un hecho.

Bianchi se juntó con el manager de Basile y avanzaron en el contrato. A Coco lo presentan la próxima semana.
La puerta que se cerró para despedir a Carlos Ischia es la misma que ya empezó a abrirse para recibir a Alfio Basile. La salida del hasta ayer técnico de Boca descomprimió la situación y aceleró aún más los tiempos para la llegada del nuevo entrenador. De hecho, ayer mismo, mientras los dirigentes se reunían con Ischia en el club para rescindir el contrato, en otro lado de la ciudad (una oficina de Palermo, más precisamente), Carlos Bianchi hablaba de números con Norberto Recassens, representante del Coco, en el primer encuentro entre ambos para comenzar a definir el desembarco de Basile. "Se dio una charla positiva. Hay buena predisposición de ambas partes, que es lo más importante. Mañana (por hoy) o pasado seguramente nos volveremos a juntar para seguir hablando de cuestiones que hacen al contrato", le confirmó Cacho a Olé.

El meeting no dio para el brindis porque aún faltan cerrar detalles lógicos en toda negociación, pero es un hecho que la próxima semana, Basile estará firmando su nuevo vínculo con el club. Que, por lo hablado en dicha reunión, será por espacio de un año y tendrá algunas cláusulas especiales, como el acuerdo de premios por objetivos. Esto es, si Boca sale campeón, habrá un plus de dinero para el Coco y su cuerpo técnico.

Con relación justamente a los colaboradores, quedó en claro que el nuevo DT vendrá con su grupo de siempre: el Panadero Díaz y Jorge Ribolzi como ayudantes de campo, y Carlos Dibos como preparador físico. Lo que deberá resolver la Comisión Directiva es qué pasará con el Profe Juan Manuel Alfano, quien tiene contrato con el club hasta diciembre. "Eso lo deberá determinar el manager", se excusó, con razón, Recassens.

Anoche mismo, el representante le acercó a Basile las condiciones que escuchó de boca de Bianchi y el Virrey hará lo propio hoy con Ameal y Cía. En cuanto a los números, seguramente no habrá problemas. Cuando surgió el nombre del Coco, algunos dirigentes lo daban por descartado por su alta cotización. Pero el ex DT de la Selección, con ganas de dirigir y sobre todo a un club como Boca, hizo un guiño al dejar trascender que lo económico no sería un problema para su regreso al club. En principio, la idea del club era ofrecerle alrededor de 500.000 dólares brutos, de lo que habrá que deducir los impuestos. Sobre ese tema, Recassens explicó: "Coco es muy decente y con códigos. Nunca tuvo pretensiones tan altas ni cobró un peso el día después de dejar de trabajar en cualquier lado en el que le tocó dirigir".

Basile, quien el sábado a la mañana tuvo una charla de tres horas con Bianchi hablando de normas de convivencia y especialmente de fútbol, llamó el lunes a Carlos Ischia, con quien tiene una amistad, para interiorizarse de cuestiones relacionadas con el plantel. Los que lo conocen dicen que está enchufado, con ganas de arrancar ya la pretemporada para comenzar su segundo ciclo al frente del club. Ya es un hecho. Ponele la firma, Coco.

Comentá la nota