Hasta Polti se sumó al pedido de más lluvia para mitigar la sequía

Lo hizo durante la bendición de vehículos en el marco de la coronación de la Virgen de Sumampa. De esta manera, acompaña a productores y hasta funcionarios de todo el país en su súplica.
Ante la crítica situación que atraviesa el territorio santiagueño por la falta de agua, el obispo diocesano monseñor Francisco Polti junto al padre Gustavo Orellana pidieron la intercesión de María Santísima por el "don de la lluvia", durante la ceremonia de bendición de vehículos realizada en la tarde de ayer en el marco de la Coronación Pontificia de Nuestra Señora de Sumampa.

"Don y gracia"

Allí, el pastor de la Iglesia santiagueña junto al sacerdote señalaron que si bien "anoche ya nos bendecía, el pedido de este don y esta gracia lo seguimos haciendo", ya que las necesidades de lluvia siguen existiendo en el territorio santiagueño al igual que en varias provincias del país.

Mientras tanto, una extensa caravana de vehículos de pequeño y gran porte se acomodaban de las calles que desembocan en la nueva costanera y Alsina para dar paso a la ceremonia de la bendición para que la Virgen los ampare y acompañe a "recorrer el camino con precaución y seguridad y eviten toda imprudencia peligrosa para los otros. Y tanto si viajan por placer o necesidad experimenten siempre la compañía de Cristo", rogó monseñor Francisco Polti.

A medida que caía la noche y con los acordes de una de las zambas hechas en honor a Nuestra Señora de Sumampa, el obispo impartió bendiciones a colectivos de distintas empresas de transporte, camiones de instituciones gubernamentales, móviles de varias empresas de remís, decenas de autos particulares y también se sumaron motocicletas, entre otros.

El obispo no sólo esparció agua bendita sobre cada vehículo sino también sobre quienes iban en su interior.

En más de una ocasión, monseñor Polti tuvo contacto directo con los fieles y principalmente con algunos niños a quienes les dio la bendición correspondiente.

En dicha oportunidad, los scouts de la Zona 33, cuya patrona es la Virgen de Sumampa, se encargaron de la organización y distribuyeron estampas con oraciones a los presentes. Por su parte, el personal de la Dirección de Tránsito municipal se ocupó de organizar la circulación de los vehículos e incluso colaboró con quitasoles que fueron distribuidos a los automovilistas.

Comentá la nota