Hasta octubre, las cuentas municipales acumulaban un rojo de $ 130 millones

Los ingresos totales de los 10 primeros meses llegan a $ 893,2 millones. Los gastos, a $ 1.023 millones.
La ejecución presupuestaria de la Municipalidad de Córdoba a octubre pasado evidencia que en los primeros 10 meses de este año la administración del intendente Daniel Giacomino tuvo ingresos totales por 893,2 millones de pesos y que sus gastos comprometidos ascendieron a 1.023,7 millones. Las cifras indican que el rojo del municipio al 31 de octubre era de 130,5 millones de pesos.

Los datos corroboran la crisis financiera, y no dejan dudas respecto a las presunciones que dominan los análisis económicos, políticos y vecinales: la partida de sueldos consume la parte mayoritaria de los recursos y la de trabajos públicos está completamente estancada.

Entre enero y octubre, el municipio ya abonó en sueldos 605,7 millones de pesos. La cifra representa el 67,8 por ciento de los ingresos totales de la administración en ese período.

El crecimiento del gasto salarial queda evidenciado también cuando se compara lo ejecutado con lo presupuestado: en 10 meses se consumió el 95 por ciento de lo previsto para los sueldos de todo el año, mientras que la partida de trabajos públicos apenas se ejecutó en un 45 por ciento, y la de bienes de capital, apenas en un 36 por ciento.

Otro rubro de crecimiento abrupto es el de transferencias al servicio de transporte urbano. Se trata de 60,3 millones de pesos que representan el déficit de Transporte Automotor Municipal Sociedad del Estado (Tamse) y el subsidio de 10 centavos por boleto vendido a las empresas Coniferal y Ciudad de Córdoba. De febrero a mayo, la compensación fue de 35 centavos por boleto.

El déficit operativo de 130 millones de pesos que evidencia la ejecución presupuestaria se concentra en deudas con los proveedores municipales. Desde los más de 40 millones que el municipio le quedó debiendo a Cliba en el transcurso de este año, a las facturas impagas con el más pequeño proveedor de bienes y servicios. El problema se agrava si se considera que ya en 2007 hubo un déficit de más 70 millones.

En lo que hace a ingresos, el municipio recaudó de manera directa 533 millones de pesos en los primeros 10 meses del año, y obtuvo de otras jurisdicciones 360 millones de pesos.

La ejecución presupuestaria muestra dos ingresos inesperados que llegaron desde la Nación: seis millones de pesos en concepto de Aporte del Tesoro Nacional y una cifra muy superior a la presupuestada para un aporte no reintegrable en concepto de "plan alimentario": se presupuestaron 6,4 millones y a octubre habían ingresado 28,8 millones.

Respecto a los ingresos que el municipio obtiene directamente de los habitantes de la ciudad, es notable que son los comercios y las industrias los que sostienen buena parte de la administración: aportaron 292 millones de pesos, contra los 90 millones ingresados en concepto de impuesto Inmobiliario hasta octubre. En concepto de impuesto Automotor, lo recaudado fue 62,3 millones de pesos.

Hasta octubre estuvo vacío el rubro "uso del crédito", pero ya no lo está: se pidieron recursos al Banco de Córdoba para pagarle a Cliba y se aguarda el desembolso de 60 millones de pesos provenientes del Banco Nación para achicar la deuda con los proveedores.

Comentá la nota