Hasta fin de año no se jubilará ningún magistrado de la provincia

Según los plazos que se manejan en el Ejecutivo, estiman que luego de 9 meses podría finalizarse los trámites administrativos ante ANSES. Esta última se reafirma como posible fuente de financiamiento para poder pagar la deuda previsional de los jueces.
El proceso de jubilaciones de magistrados en la provincia al parecer comenzó a transitar por caminos que tienen un destino claro, el retiro inminente. Es que el gobierno de la provincia se comprometió a dar una mano en la búsqueda de financiamiento para hacer frente al pago de la deuda previsional de los magistrados, generada desde el año 1996 a la fecha, por el cobro incorrecto de los aportes jubilatorios.

En este sentido fue el primer mandatario de la provincia, José Luis Gioja, quien se encargó de marcar el terreno y a su vez los tiempos. “Lo primero que quiero decir es que quede claro que va a ser un proceso ordenado, normal, sin que se generen vacíos ni queden huecos en la Justicia. Yo creo que en los próximos 8 ó 9 meses no va a haber ningún jubilado. Primero porque tenemos que sacar una ley que nos abre la posibilidad de adherir al sistema especial que ha determinado la nación, después viene todo el proceso de declaraciones juradas de cada uno de los magistrados con lo cual estimo que se nos va pasar un buen tiempo y vamos a llegar a fin de año y es por eso que estimo que hasta fin de año no va a haber prácticamente designaciones”, afirmó Gioja.

En cuanto al financiamiento que los magistrados habían solicitado al ejecutivo provincial, fue Gioja quien confirmó lo publicado por Diario El Zonda. “Vamos a tratar de trabajar con ANSES para poder establecer una financiación de los aportes adeudados”, dijo. De esta manera el organismo al que los magistrados deben pagarle las deudas generadas por una mala liquidación de los porcentuales destinados al sistema previsional, será quien financie la deuda.

Otro de los puntos que ha quedado claro es el alcance del convenio firmado con la Nación. El magistrado que tiene los años trabajados y la edad, podrá acogerse o no al nuevo sistema. Esta aclaración está basada en la inamovilidad que tiene el juez en su cargo, establecida por la Constitución. Ahora un juez que no se acoja a los beneficios del 82% móvil deberá arriesgarse a un futuro incierto en cuanto a materia previsional. “Hoy es la mejor posibilidad que un magistrado tiene, si no se acoge deberá rogar que en un futuro pueda lograr alguna jubilación similar a la que hoy propone la Nación”, dijo un funcionario judicial.

Designado un nuevo juez, se va el viejo

Otra de las preocupaciones que se habían generado era el proceso que se materializará al momento de jubilar a los magistrados que estén en condiciones y la designación de los nuevos. En este sentido el miedo existente era el de generar una especie de vacío temporal en algunos juzgados, generando el retraso mayor de causas. El presidente de la Corte de Justicia, Adolfo Caballero, fue quien salió a marcar el terreno en cuanto a este proceso. “Que la comunidad judicial se quede tranquila porque no va a haber ningún vacío. El juez que esté jubilado seguirá en su cargo hasta tanto sea designado el sucesor. Es decir, el juez se va cuando llega el nuevo. Con esto se garantiza una continuidad en el sistema”, aclaró el cortista.

Comentá la nota