Hasta dónde piensa llegar el bombokirchnerismo?.

Se acostumbra decir que en política vale todo, casi como en la guerra; sin recordarse que hasta en las guerras hay convenciones, límites que los bandos involucrados están obligados a respetar. Hasta los delincuentes se sabe que tienen códigos, el kirchnerismo catamarqueño demostró que no los tiene. Cuales son sus limites?
El kirchnerismo que en nuestra provincia está representado por el grupo de dirigentes que se esconde detrás de Armando "Bombón" Mercado, ha demostrado que no respeta código alguno, de ninguna índole, que los subordina todos a los imperativos de la conveniencia electoral.

Para las elecciones de marzo pasado el bombokirchnerismo había acordado con las distintas fracciones del peronismo que todas ubicarían en la boleta de candidatos a diputados un numero igual al de bancas que cada sector perdería en diciembre próximo; que la imposibilidad de cumplir con algún sector, porque en definitiva los cargos expectantes eran pocos, sería contemplada a la hora de resolverse candidaturas a senadores departamentales o de concejales en los municipios del interior.

Esa garantía conformó a todos, por eso se logró que todos se encolumnaran detrás de un proceso de unidad; pero la noche del 6 de febrero, cuando vencía la presentación de candidatos, lo acordado por todos no se respetó. El bombokirchnerismo se avivó y perjudicó a un sector que luego se lo reprochó de la peor forma, en la última semana de la campaña, un día antes de la llegada de Néstor Kirchner a cerrar la campaña.

Tras ese bochorno, ya para las elecciones de junio, el bombokirchnerismo acordó con el PJ orgánico que las candidaturas serian repartidas en partes iguales, es decir, que los cargos expectantes serian ocupados por dirigentes de ambos sectores.

Se entendía que la lista de senadores sería encabezada por un representante de un sector, y que la de diputados por un dirigente del otro. Pero tampoco eso parece dispuesto a respetar el bombokirchrismo. La semana pasada, luego de que la orgánica del PJ firmara los avales de un frente electoral con el kirchnerismo, en los K volvió a aparecer esa desviación que ya en marzo arruinó todo.

Desconcertantes, pero a la vez desopilantes y preocupantes, la dirigencia kirchnerista catamarqueña salió a reconocer por los medios de comunicación que se habían aliado en un frente electoral con un sello partidario hueco, sin dirigentes de peso, lo que los habilitaba a disponer de las candidaturas como mejor les parezca. La repartija parece que será ahora de la siguiente forma: el primer lugar en las boletas, de senadores y diputados, será para quienes tengan el aval de una mesa chica que controlan los k, y el segundo también.

Como se ve, el bombokirchnerismo vuelve a modificar sobre la marcha las garantías prescriptas por los intereses de los actores con los que se alía, claro, con la precaución que esa modificación se sucede cuando el otro accionista político no puede reclamar mucho, salvo que, como las victimas de una violación sexual, se expongan a la vergüenza publica.

Se ve otra vez que el kirchnerismo catamarqueño hace gala de una moral política lata y laxa, que le garantizan el cumplimiento de sus caprichos inmediatos, pero que no le garantizan el éxito que todo grupo político busca. Pasó el 8 de marzo ultimo, y volverá a pasar en junio, con el agravante que difícilmente asegurarse acceder a los beneficios de la minoría.

Comentá la nota