Hasta ahora hubo un 66% menos de accidentes graves

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, presentó un balance sobre la seguridad vial durante la primera quincena de la temporada estival 2010, donde destacó la reducción de los accidentes de tránsito a más de la mitad respecto del año pasado y la eficacia de los controles de alcoholemia.
"Estos primeros 15 días de temporada en la costa bonaerense se incrementó un 16% el movimiento de automóviles hacia los puntos turísticos y registramos 66% menos de accidentes con desenlace fatal y 25% menos de siniestros en general, respecto del mismo período del año pasado", dijo Scioli durante una conferencia de prensa brindada en la gobernación provincial. El gobernador vinculó esta reducción de los accidentes fatales con la "fuerte campaña que realizamos durante todo 2009 en conjunto con la Agencia Nacional de Seguridad Vial y con la difusión que ayudó a que los ciudadanos se concienticen sobre la importancia de usar el cinturón, respetar las velocidades máximas y controlar el consumo de alcohol".

La última de las medidas implementadas durante este fin de semana fue controlar que haya tanta cantidad de cinturones de seguridad como pasajeros en los autos y camionetas que circulen desde y hacia los principales puntos turísticos.

En ese sentido, la Agencia Nacional de Seguridad Vial puso en marcha el plan que contempla que se hará descender a los ocupantes del vehículo que no tengan disponible un cinturón de seguridad.

En cuanto a los controles de alcoholemia, Scioli subrayó que desde el 28 de diciembre hasta hoy se realizaron 10.050 controles y que "se bajó 5 veces los resultados positivos" y recordó la evolución de los operativos: 735 en 2008 y 4.600 en 2009.

"Esta baja del consumo de alcohol al manejar por las rutas es muy importante, porque da cuenta de resultados concretos que estamos obteniendo gracias a los fuertes dispositivos de seguridad que generamos en puntos estratégicos", indicó.

Sólo en Mar del Plata, 87 vehículos fueron secuestrados durante el fin de semana ya que sus conductores no pasaron con éxito los controles de alcoholemia, que alcanzaron a 1.153 entre la madrugada del viernes y anoche y que fueron realizados por la Dirección de Tránsito Municipal, la Agencia Nacional de Seguridad Vial y la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

En cuanto al sistema de radares instalados en las distintas autovías de la costa bonaerense, el gobernador dijo que este sistema "avanzó" porque el año pasado se excedió "alrededor del 90% de los 28 mil conductores controlados y este año se redujo a un 44%".

El gobernador destacó que "hemos trabajado mucho anticipándonos a lo que, preveíamos, iba a ser una buena temporada y teníamos que estar atentos a organizar estos servicios que son esenciales. Porque somos un gobierno que tiene una responsabilidad: cuidar y proteger al turista" desde que sale de su casa hasta que llega a destino.

Comentá la nota