Hasta ahora el gobierno provincial no considera la extensión del ciclo lectivo

La ministra de Educación, Elida Rasino, destacó la "primera experiencia exitosa por la cual muchos papás han ido a la escuela a buscar las tareas y se ha mantenido una relación de trabajo entre el niño y el docente, lo que nos permite pensar, luego de evaluarla, no considerar la extensión del ciclo lectivo como se ha decidido a nivel nacional".

En declaraciones periodísticas Rasino analizó la primera experiencia, en el marco del receso educativo que se implementa en la provincia con motivo de la pandemia de gripe A, de mantener el vínculo entre el docente y el alumno mediante la asignación de tareas para resolver en el hogar.

"Nosotros hemos tomado una modalidad en esta contingencia que tiene que ver con no suspender literalmente las clases, sino con que se mantenga el vínculo pedagógico", explicó la ministra.

En relación al comienzo de clases previsto para después del actual receso, la titular de la cartera educativa manifestó que "hasta el momento se tiene pensado respetar la fecha prevista. Las vacaciones de julio empiezan el 13 y el 27 de julio y, en principio, está previsto que los chicos vuelvan al aula. En el caso de que, por recomendación de la cartera sanitaria, haya que tomar otras medidas, lo evaluaremos en su momento", aclaró.

Respecto de si considera exitosa la experiencia de llevar tarea al hogar al punto de no extender el ciclo lectivo, la funcionaria provincial consignó que "fue una primera experiencia que vamos a seguir evaluando. Es una primera vez, un intento de que la contingencia no haga claudicar a la educación, que podamos sostener las escuelas abiertas y que los chicos estén trabajando con otra modalidad".

"Porque –prosiguió Rasino– no sabemos cuántas contingencias podemos volver a tener, ni cuánto va a durar ésta. En este caso en particular, que se vinculaba estrechamente con el receso invernal, que implicaba un mes de pérdida total del nexo escolar, nos pareció que valía la pena el intento".

"No siempre las experiencias son un ciento por ciento exitosas –agregó–, es muy difícil que sea así, pero sabemos que ha habido un muy buen compromiso de parte de los docentes y, sobre todo, queremos destacar el compromiso por parte de la familia", dijo la ministra.

"En este caso –consignó la responsable del área educativa– ese compromiso fue vital porque, si la familia no acompañaba este proceso, no se podría haber hecho. Entendemos que por ser la primera vez, y sin haberlo evaluado totalmente, fue un muy buen inicio que nos puede ayudar a trabajar en futuras posibles contingencias, de esta forma o de otras, pero perfeccionándonos constantemente", consideró.

No obstante, Rasino aclaró que "vamos a evaluar y veremos si existen casos particulares, como en todos los sistemas está previsto, de que haya chicos que necesiten apoyo particular. En el caso de esta experiencia, ya están trabajando los equipos pedagógicos del ministerio para pensar la manera y las formas de profundizarlas, perfeccionarlas e ir dándoles formato para que los docentes las tengan como estrategias fluidas, incorporadas a su cultura, para que esto que fue una contingencia pase a ser una herramienta", completó.

Finalmente, la ministra de Educación subrayó que la experiencia "es positiva por la disposición que hemos encontrado en los maestros, por la actitud muy pro activa de las familias y porque hemos demostrado que la educación no puede claudicar y, así como no se puede cerrar un hospital o un comedor, no podemos prescindir de la educación".

"Es fundamental que la educación siga funcionando y que siga existiendo cierto lazo y rutina de trabajo en los chicos y eso es muy rescatable. Luego evaluaremos y trataremos de perfeccionar este camino", concluyó Rasino.

Comentá la nota