Harengus vende el buque insignia de la empresa

Una noticia aparecida en la revista especializada "Puerto", se destaca que la empresa Harengus se desprendería de sus barcos de pesca. La empresa, que atraviesa una aguda crisis financiera, vende el congelador arrastrero que lleva su nombre a una empresa marplatense. Resta únicamente el visto bueno del juez del concurso.
La empresa pesquera Harengus SA aguarda la autorización formal del juez que lleva adelante el concurso preventivo de acreedores para formalizar la venta del buque congelador arrastrero que lleva el nombre de la firma. La operación está calzada con una empresa del Mar del Plata y sólo resta la anuencia del magistrado, lo cual se daría en las próximas semanas.

Se trata de un nuevo desprendimiento de activos de la empresa, ya que el año pasado vendió también el barco Scombrus I, en ese caso a la compañía Panapesca del grupo italiano liderado por Vito Panatti. En tanto, el permiso de pesca del Dalián II terminó en manos del grupo Grinfin SA y es inminente la venta del permiso del Mataco II, que naufragó en mayo pasado.

Es la segunda ocasión en que Harengus, que atraviesa una aguda situación financiera, recurre a un concurso de acreedores. El actual (expediente Nº 1194 del año 2008) se tramita por ante el Juzgado Letrado de Primera Instancia de Ejecución de la Circunscripción de la ciudad de Puerto Madryn.

"Llegamos al punto de tener que comenzar a vender nuestros activos porque lo que está en juego es la subsistencia de la empresa". La categórica frase pertenece al presidente de Harengus, Mario Cirilo Dionisio Ordiales Ginés, quien le reveló a Revista Puerto la decisión adoptada por el directorio.

"Desde lo emocional es un golpe durísimo tener que desprendernos de nuestro barco insignia, por su historia y por lo que significa para la empresa, pero si no lo hacemos no tenemos posibilidad de continuar", afirmó el ejecutivo.

El B/P Harengus tiene una cuota de captura asignada cercana a las 3.000 toneladas de merluza hubbsi, mientras que según consideran sus titulares, debería contar con el doble. En esas condiciones, y si se suman los altísimos costos de procesamiento de esa materia prima en la planta de Chubut, la ecuación de rentabilidad es negativa. Este factor es determinante al momento de evaluar la conveniencia de mantener ese activo u ofrecerlo a la venta, como ha ocurrido en este caso.

Cabría aquí preguntarse entonces, si no le es rentable a uno, por qué le sería rentable a otro. Y, es que ese mismo buque congelador arrastrero operando desde el puerto de Mar del Plata tiene costos de armado mucho menores que en la Patagonia. Descargar un barco en el puerto bonaerense cuesta casi la mitad que hacerlo en Puerto Madryn. Procesar esa misma cantidad de merluza en una planta marplatense demanda menos dinero que hacerlo en Chubut.

Con el escenario descripto alcanza para entender los motivos que llevan a las empresas radicadas en la región a comenzar a desprenderse de su flota merlucera. Tampoco es casual que los compradores sean siempre de Mar del Plata.

DALIAN II

La empresa Harengus, que contaba hasta hace tres años con una flota de diez buques pesqueros, con la venta del barco insignia se quedará sólo con seis: Codepeca I, Codepeca II, Codepeca III, Sermilik, Scombrus II y el Aresit.

En 2007, la licencia de pesca del barco Dalián II le fue vendida a la firma Grinfin SA y el buque fue donado al Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) transformándolo en el Buque Escuela "Manuel Belgrano" que realizará además tareas de investigación técnica y científica para la Fundación Azul del gremio.

HARENGUS

La empresa está en un punto límite y ha empezado a vender las "joyas de la abuela". La pesquera fundada en 1978 comenzó sus operaciones con la compra del barco factoría Harengus construido en Hamburgo, Alemania, un buque equipado con tecnología de avance de última generación. Es un congelador arrastrero dedicado a la captura de merluza hubbsi, merluza de cola, calamar y abadejo. Lleva a bordo 65 tripulantes y su capacidad de congelado es de 30 toneladas diarias. Tiene 80,75 metros de eslora; 13,60 metros de manga y 8,90 de puntal, con una capacidad de bodega de 1.180 M3 y 3.500 HP de potencia.

Sin financiamiento y con la necesidad de levantar la convocatoria de acreedores y evitar un proceso de quiebra, el directorio de la empresa pesquera resolvió comercializar uno de sus bienes más preciados: el Harengus. La venta estaría cerrada y el comprador sería el grupo Baldino, integrado por un complejo andamiaje de sociedades anónimas que es investigado por la AFIP por evasión fiscal y lavado de dinero; ahora resta sólo la autorización judicial para la transferencia a la firma marplatense.

552 EMPLEADOS

Así las cosas, la pesquera Harengus, una de las pocas de capitales nacionales que sobrevive en Chubut, mantiene una dotación total de personal que supera el medio millar. Al 31 de agosto registraba 552 empleados, de los cuales 254 corresponden a las tripulaciones de su flota; 264 a la planta de procesamiento de Puerto Madryn, y otros 34 que se distribuyen entre las dependencias de Isla Pavón, San Julián y las oficinas comerciales de Buenos Aires.

Comentá la nota