"No haremos autos más baratos".

Por Jorge Oviedo.

Dice que con todas sus marcas, de Mini a Rolls-Royce, se cubren todos los segmentos con productos vistos como inversión.

Hasta el mes pasado el británico Graeme Grieve era el directos de ventas y marketing de la emblemática marca británica Rolls-Royce, que consiguió no desaparecer al ser adquirida por la alemana BMW, algo parecido a lo que pasó con el también emblemático Mini. Grieve es desde este mes el vicepresidente para los mercados importadores y Sud América de BMW y estuvo para presentar la cupé cabrio Z4, que se venderá aquí desde diciembre y poner en funciones al nuevo CEO local, Alejandro Echeagaray. Grieve sostuvo que las marcas del grupo soportan bien la crisis y que las caídas son menores a las esperadas gracias a una buena posición financiera y la ausencia de stocks sin vender. Y promete crecer en la Argentina.

-Vivimos en un momento extraño, porque quizá la solución para los fabricantes de autos en Estados Unidos esté en manos de los italianos y para las automotrices británicas esté en Alemania.

-En los últimos diez años ha habido una increíble racionalización de la industria automotriz globalmente. Y probablemente los eventos a lo largo de los últimos ocho meses, más o menos, han acelerado este proceso. La noticia de que Fiat estaría introduciéndose en Estados Unidos para tomar la posesión de Chrysler aparece hace tres meses, no tres años. O sea que las cosas están sucediendo muy aceleradamente. Nuestro grupo es afortunado. La mayoría de las acciones están en manos de nuestra familia. Tenemos bastante estabilidad. Siempre hemos estado bien en términos financieros. Y nuestra independencia nos da la capacidad para ejecutar lo que queremos. Creo que el peligro para cualquier marca cuando es absorbida es que el espíritu original puede no mantenerse. El medio global le está imponiendo desafíos a todos.

-El matrimonio entre BMW y Rover no fue exitoso, como ocurre con Rolls-Royce y Mini.

-No lo fue. Una de las diferencias críticas fue que hubo una experiencia difícil en la adquisición de Rover. Fue un buen aprendizaje para mucha gente en nuestra organización. Esas lecciones nos permitieron terminar siendo exitosos en Rolls-Royce. Si se mira las acciones de Rolls-Royce, son totalmente propiedad de la BMW Company, pero tiene su base en Goodwood, se le permitió ser independiente financieramente y encontrar su propia orientación. Reporta directamente al directorio de BMW. Y éste confía en que los directores de Rolls-Royce harán lo correcto para esa marca. BMW maneja muy bien marcas. Reconoce que la marca tiene que definir al producto, que el diseño tiene que mantener el espíritu de la marca y hay mucho más en eso del espíritu de la marca. Las tres marcas del grupo son muy distintas entre sí. Y la filosofía es que aunque uno pueda pasar de una marca a otra mientras uno esté con una marca tiene que estar dedicado y absorbido por esa marca.

-Tienen cubiertos todos los segmentos de Mini a Rolls-Royce?

-Tenemos cubierto todo el espectro en cuanto a tamaño. Una de las cosas importantes para nosotros es tener prestigio en cada segmento. El Mini, aunque es un auto pequeño, es muy prestigioso y es caro. En el caso del Rolls-Royce que es grande, es tanto más obvio como producto de lujo. Y cada uno de esos segmentos del mercado es muy distinto. Aunque a menudo los clientes son similares. Yo estuve con el grupo Rolls-Royce por tres años. Y siempre me asombraba saber cuántos de los dueños de Rolls-Royce tenían también un Mini. Porque hay algo emocional que los atrae.

- El año pasado fue bueno para Rolls-Royce. Fabricaron un poco más de 1200 autos.

-El año pasado vendimos 1212 autos. Nos encanta la simetría (risas) . Y eso significó un crecimiento del 20% respecto del año anterior. La marca es muy fuerte. Este año Rolls-Royce y Mini se verán afectados por el ambiente global. Rolls-Royce tiene un nuevo producto, el Ghost, que saldrá en 2010, que es ligeramente más pequeño que el Phantom, aunque de todos modos es un auto de lujo muy caro. Eso dará acceso a nuevos mercados y clientes. La marca Rolls-Royce ha existido por muchos años, no tanto como el diario LA NACION. Y tiene un buen futuro por delante.

-El grupo está perdiendo menos dinero de lo que se esperaba.

-Los analistas preveían que sufriríamos un golpe muy duro. Los volúmenes de ventas desde el comienzo de año cayeron casi 20%. Pero el resultado financiero es mucho mejor de lo esperado. Mi esperanza es que ya haya pasado lo peor. Se tomaron algunas decisiones muy duras muy rápido cuando vinieron las primeras señales del impacto. Redujimos mucho el nivel de producción.

-¿No tienen mucho stock inmovilizado?

-No. En nuestro negocio el stock mata a la marca. El stock siempre hace que la gente tenga que distraerse de lo fundamental. Lo importante para nosotros es siempre mantener el equilibrio entre el nivel de demanda y el nivel de producción. Tenemos ingenieros de producción muy talentosos y han diseñado un proceso de producción muy limpio, muy bueno para el medio ambiente, muy flexible. Estamos listos para responder cuando el mercado despegue nuevamente.

-Así que no vamos a ver venta de Rolls-Royce con grandes rebajas? Otros fabricantes de lujo están haciendo rebajas.

-No va a haber ofertas a precio rebajado de Rolls-Royce, Mini, ni BMW. Hay mucha actividad. En nuestra industria es siempre necesario estimular el mercado. A nosotros podrán vernos hacer un producto más pequeño pero no a precio de descuento. La manera en que nuestros clientes ven este producto financieramente es importante. Lo ven como inversión. Tenemos un plan de lanzamiento muy agresivo. Este año hemos introducido un nuevo modelo de la Serie 7. El modelo que es el buque insignia de BMW. Vamos a presentar el BMW X 1. También un concepto de Gran Turismo. BMW ha tenido gran éxito en la fabricación de ese tipo de autos. Así que habrá esos tres modelos nuevos. Ya tenemos la nueva línea BMW X 6. Y el año que viene habrá toda una nueva línea de productos.

-¿Qué expectativas tiene respecto de un mercado pequeño como la Argentina?

-La Argentina no es pequeña en un sentido global. Depende de qué se quiere decir por pequeño. Este es un mercado muy significativo para nosotros. Por eso vinimos hace diez años y nos quedamos. Esto expresa lo importante que es este mercado para nosotros. Y ustedes han tenido algunos de los corredores de carreras más famosos del mundo. Hemos nombrado un nuevo CEO para la Argentina. Estamos totalmente comprometidos con este mercado. Tiene tremendo potencial para nosotros y no sólo en sentido comercial. En la región, la Argentina es reconocida como un país muy importante. La combinación de impuestos y derechos aduaneros imponen un perfil diferente. Usted sabe que para poseer un BMW aquí hay que ser aún más exitoso que en Europa. El volumen absoluto es fuerte. Pero esa no es la única medida para nosotros. Rolls-Royce podría tener la oportunidad de estar representada aquí en la Argentina.

El personaje

GRAEME GRIEVE

Vicepresidente de BMW

* Dato : ex director de Rolls-Royce

* Edad : 47 años

* Origen : Inglaterra

* Toda la década del 80 estuvo en ICI Chemicals & Polymers en puestos en investigación y desarrollo, ventas y marketing. En 1990 entró al grupo BMW en Inglaterra como gerente regional.

* En 1998, BMW adquirió los derechos del nombre de autos Rolls-Royce, hasta entonces en manos de Volskwagen, pero por el acuerdo de venta sólo pudo manejar la marca a partir de 2003.

Comentá la nota