Harán road show para alentar la repatriación de capitales

Harán road show para alentar la repatriación de capitales
El Gobierno se lanzará a promocionar el blanqueo de fondos para alentar el ingreso de dinero destinado a la inversión. Analistas son escépticos sobre el éxito de la operación
El Gobierno activó en las últimas horas un amplio operativo de seducción ante los mercados para lograr que la repatriación de capitales tenga éxito y permita una fluido ingreso de fondos frescos a la economía. Más aun en momentos en que el nivel de actividad muestra signos cada vez más evidentes de desaceleración.

Con este objetivo en vista, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, planea realizar el mes próximo un road show por los Estados Unidos para reunirse con representantes de grandes bancos de inversión de Wall Street y explicar de las ventajas de adherirse al blanqueo de capitales. Los bancos, deberían luego transmitir ese mensaje a sus clientes.

Echegaray no estará sólo en este periplo. Viajará acompañado por técnicos del Ministerio de Economía y del Banco Central.

El viaje –que tendrá como desti

no principal la ciudad de Nueva York– es coordinado por el embajador argentino en los Estados Unidos, Héctor Timmerman. El diplomático es el nexo que está gestando los encuentros con los inversores privados, muchos de los cuales se realizarán por pedido expreso de los bancos de Wall Street, que tienen en sus carteras fondos de ciudadanos argentinos que quieren conocer en detalle las características del programa de repatriación de capitales que impulsa la administración de Cristina Fernández de Kirchner.

“Varios grandes bancos de Estados Unidos pidieron conocer más datos del blanqueo de capitales. La idea es viajar e intercambiar información sobre las características del proceso y conocer a qué sectores destinarían el dinero que ingresen”, explicó a El Cronista una fuente oficial.

Cuestionamientos

Los analistas privados, sin embargo, dudan de la efectividad que podría llegar a tener la repatriación de fondos del exterior. Sobre todo por el contexto en el cual se decidió lanzar, en medio de una crisis financiera internacional sin precedentes en los últimos 80 años. Y la Argentina no ha sido la excepción a la regla: en los últimos doce meses se fugaron del país cerca de u$s 20.000 millones, cifra superior a la crisis de fines de 2001.

De todas formas, con los mercados cerrados y la recaudación tributaria con evidentes signos de fatiga, las necesidades de caja del Gobierno lo han llevado a tomar decisiones que en otros tiempos los Kirchner no se hubieran planteado. Además de la repatriación de capitales, la moratoria impositiva.

La semana próxima el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, viajará a París, Francia, junto a la presidenta de la Unidad de Información Financiera (UIF), Rosa Falduto, y otros funcionarios del ala económica del Gobierno. El objetivo de esta misión es participar de un encuentro de la Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), donde existen dudas sobre cómo hará el gobierno argentino para llevar adelante la repatriación de capitales sin dejar huecos para eventuales maniobras de lavado de dinero.

Comentá la nota