Harán dos nuevos acueductos antes de 2015.

En los próximos cinco años Aguas Rionegrinas invertiría más de 6,5 millones de pesos para realizar dos nuevos acueductos en Bariloche y unir los Centros de Distribución existentes.
Desde Aguas Rionegrinas aseguraron al Digital que los problemas de provisión de agua se resolverían en los próximos cinco años con la realización de los acueductos del Este y del Oeste y la interconexión de todas las redes que sirven la ciudad.

Según explicó el subgerente de la región andina, Daniel Peña, el acueducto del Este saldría del Centro de Distribución número 2 ubicado en Fagnano y Otto Goedecke, iría por Anasagasti, cruzaría el Arroyo Ñireco y llegaría a una Cisterna pasando el barrio Las Victorias. De esta manera, se realizaría la conexión con el acueducto del Este existente que distribuye agua a los barrios Costa del Sol, Villaverde, las Marías, las Colinas, Aldea del Este y las Victorias y reforzaría los nuevos barrios proyectados por el Ippv y las 120 Viviendas, ya concluidas.

El otro proyecto previsto es la continuación del Acueducto Oeste desde la “punta de red” que termina en el Centro Atómico, en el kilómetro 9, para extender el servicio por avenida Bustillo hasta el kilómetro 24. Este proyecto prevé una nueva toma de agua y planta potabilizadora, de refuerzo, en el arroyo Casa de Piedra y uniría los servicios de agua de los barrios Los Notros, 2 de Agosto, Cerro Chico, Valle Escondido, Don Orione, Don Bosco y Villa Llanquihue que actualmente están separados y cuentan con planta potabilizadora propia y gestión independiente.

“La idea es unir todo eso con la ciudad. Hacer un acueducto que los nuclee a todos y tener la posibilidad de servirles desde donde están ahora o desde acá”, comentó Peña.

Por otro lado, explicó que la creación de una cisterna y un acueducto que saldría desde el Centro de Distribución 4 hasta el barrio Omega 2 permitirá mayor almacenamiento para toda la zona sur y se suma a las mejoras realizadas con la ampliación del acueducto que estaría finalizando en estos días.

Para lograr estos objetivos ARSA planea invertir más de 6,5 millones de pesos (sujetos a actualización por inflación) en el término de cinco años. Desde la empresa consideran que de esta forma se podrá asegurar el abastecimiento de agua que demanda el crecimiento de la ciudad.

En este sentido, Daniel Peña afirmó que “agua hay porque está el lago” y agregó que desde la empresa buscan “unir todas provisiones de agua por si una planta sale de servicio por equis razón”.

“Las falencias están”, reconoció. “Si falta energía eléctrica queda fuera de servicio la planta que toma agua del lago. Si baja el caudal del arroyo -Ñireco- queda fuera de servicio esa planta”, detalló y agregó que “la idea es tener todo unido cosa de poder cubrir cualquier planta que salga de servicio”.

De esta manera, antes del 2015 Bariloche debería tener un sistema interconectado de redes de agua que uniría el Centro de Distribución 1 con Manantiales, el Jardín Botánico y el nuevo acueducto y planta del Oeste.

Comentá la nota