Harán consultas a instituciones y gremios para definir el gasto

El Concejo hará una convocatoria amplia para que, durante 60 días, los dirigentes de la ciudad opinen sobre cómo deben gastarse los recursos. Sobre esa base, se modificará el proyecto del Gobierno

El Pre­su­pues­to 2010 no se­rá una ca­ja ce­rra­da, co­mo sue­len ser los pro­yec­tos de in­gre­sos y gas­tos ha­bi­tual­men­te. To­dos los años, el Eje­cu­ti­vo en­vía su pro­pues­ta y, en ge­ne­ral, el ofi­cia­lis­mo la aprue­ba sin de­ma­sia­dos cam­bios. Es­te año, el Con­ce­jo De­li­be­ran­te de­ci­dio cam­biar la me­to­do­lo­gía y vol­ver al Pre­su­pues­to par­ti­ci­pa­ti­vo, un con­cep­to que inau­gu­ró Al­ber­to Can­te­ro en Río Cuar­to, aun­que se ins­tru­men­ta­rá con cam­bios. Aho­ra, los fun­cio­na­rios no sal­drán a los ba­rrios a con­sul­tar a la gen­te si­no que el Le­gis­la­ti­vo con­vo­ca­rá a las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra que den su opi­nión y, so­bre esa ba­se, mo­di­fi­car las par­ti­das que ha­ya di­se­ña­do el go­bier­no.

El pro­yec­to de con­vo­ca­to­ria se­rá pre­sen­ta­do la pró­xi­ma se­ma­na y se­rán con­vo­ca­das to­das las ins­ti­tu­cio­nes de la ciu­dad. "Va­mos a abrir los nú­me­ros y se va a me­ter el cu­chi­llo don­de ha­ya que me­ter­lo. Ya que el in­ten­den­te no lo ha­ce, por ahí no­so­tros de­ci­di­mos, a par­tir de lo que nos di­gan las ins­ti­tu­cio­nes, re­cor­tar gas­tos que se con­si­de­ran im­pro­duc­ti­vos", ma­ni­fes­tó un con­ce­jal.

La ini­cia­ti­va se­ría pre­sen­ta­da por la Co­mi­sión de La­bor, es de­cir, por los cua­tro pre­si­den­tes de blo­que. Así, el Con­ce­jo es­pe­ra dar una se­ñal de con­sen­so.

Se­rá la pri­me­ra vez que el Le­gis­la­ti­vo se re­ser­va la fa­cul­tad de des­mem­brar el Pre­su­pues­to y de vol­ver a de­fi­nir­lo. La úni­ca con­di­ción que les pon­drán a las ins­ti­tu­cio­nes es que pon­gan sus opi­nio­nes por es­cri­to. Así, que­da­rán re­fle­ja­das las coin­ci­den­cias en­tre los dis­tin­tos gre­mios y en­ti­da­des.

To­do el pro­ce­so de la con­vo­ca­to­ria con­su­mi­rá los pró­xi­mos dos me­ses. Es que el Con­ce­jo De­li­be­ran­te pre­ten­de to­mar­se el ti­em­po que sea ne­ce­sa­rio pa­ra de­fi­nir los cam­bios.

Uno de los ries­gos es que la dis­cu­sión en­tre las ins­ti­tu­cio­nes se des­ma­dre y no ha­ya ma­ne­ra de com­pa­ti­bi­li­zar las di­fe­ren­tes opi­nio­nes. Ahí en­tra­rá a ju­gar el cri­te­rio po­lí­ti­co del Con­ce­jo De­li­be­ran­te, que se­lec­cio­na­rá fi­nal­men­te qué cam­bios se ha­cen y cuá­les no.

Ta­sas y ve­ci­na­les

Una de las cues­tio­nes que se pon­drán a con­si­de­ra­ción se­rán las ta­sas que co­bra el Mu­ni­ci­pio. Por ejem­plo, Co­mer­cio e In­dus­tria. En el Con­ce­jo De­li­be­ran­te an­da ron­dan­do la idea de que se po­dría in­cre­men­tar la car­ga im­po­si­ti­va so­bre las gran­des su­per­fi­cies co­mer­cia­les.

Pe­ro, ade­más, en los blo­ques ase­gu­ra­ron que es­tán dis­pues­tos a abrir la dis­cu­sión. "Si nos di­cen que es ne­ce­sa­rio ba­jar los suel­dos, ha­brá que ana­li­zar­lo", ma­ni­fes­tó un miem­bro del Con­ce­jo.

Otro de los as­pec­tos que se ana­li­za­rá, por ejem­plo, es si de­be mo­di­fi­car­se el sis­te­ma de ve­ci­na­les y có­mo es­tán gas­tan­do las 47 ins­ti­tu­cio­nes ba­rria­les que ac­tual­men­te es­tán en fun­cio­na­mien­to.

"Que­re­mos des­te­rrar la idea de que la po­lí­ti­ca es al­go os­cu­ro. Hay que lo­grar que to­dos se­pan có­mo se gas­ta y que par­ti­ci­pen en las de­fi­ni­cio­nes, que es­ta­blez­can las prio­ri­da­des que de­ben re­gir al go­bier­no de la ciu­dad. Cree­mos que va a ser un pro­ce­so po­si­ti­vo y del que van a sa­lir pro­pues­tas in­te­re­san­tes", ma­ni­fes­tó un con­ce­jal ofi­cia­lis­ta.

Una modalidad que inauguró Cantero

Du­ran­te su ges­tión co­mo in­ten­den­te, en­tre 1999 y 2004, Al­ber­to Can­te­ro inau­gu­ró una ma­ne­ra de de­fi­nir el Pre­su­pues­to que ha­bía si­do iné­di­ta en Río Cuar­to. Co­men­zó a sa­lir a los ba­rrios, jun­to con to­do su ga­bi­ne­te, pa­ra con­sul­tar a la gen­te cuá­les eran las prio­ri­da­des que, a su jui­cio, de­bían con­tem­plar­se en el cál­cu­lo de in­gre­sos y gas­tos. Esa consulta a la gente se abandonó durante el gobierno de Benigno Rins.

Comentá la nota