Harán un análisis estructural antes de reparar el Paseo Dávila

El responsable del Ente Municipal de Servicios Urbanos, Manuel Regidor, advirtió que la prioridad es garantizar la seguridad de conductores y peatones.

La Municipalidad hará un análisis estructural de la vereda y la calle del Paseo Dávila para evaluar la magnitud del daño provocado por el fuerte oleaje que causó graves destrozos a lo largo de unos 30 metros en ese sector de la costa.

Tras realizar un primer examen en el lugar, el presidente del Ente Municipal de Servicios Urbanos, Manuel Regidor, destacó ayer que antes de habilitar la calle al tránsito vehicular y de realizar las reparaciones necesarias habrá que estudiar si el intempestivo avance del mar comprometió o no la seguridad de la zona. "Más allá de que en apariencia el pavimento no esté roto, el mar pudo haber socavado mucho por debajo y en alguna medida, haber creado una situación peligrosa para el futuro", comentó el funcionario.

Las cuadrillas del municipio trabajaban ayer en el Paseo Dávila recogiendo los bloques de piedra, baldosas y luminarias que se esparcieron en la zona por la fuerza de las olas, tratando de determinar qué cantidad de esos elementos podrían ser recuperados.

"Una vez que hagamos una evaluación más profunda sabremos cuál ha sido la magnitud del daño económico y poner en marcha las tareas de reparación", explicó Regidor. Mientras el personal trabajaba en la limpieza de la zona, el Paseo Dávila se había convertido ayer a la mañana en un lugar atractivo para miles de personas que se acercaron a observar los destrozos y el fuerte oleaje, que si bien no tenía la magnitud que había alcanzado anteanoche, seguía siendo muy fuerte.

El muro de contención ubicado sobre la vereda se comenzó a romper por el avance del mar en la tarde del miércoles.

Ese día algunos bloques de piedra quedaron esparcidos sobre la calle y el agua comenzó a inundar la cinta asfáltica.

Pero los mayores daños ocurrieron anteanoche, en medio de una pronunciada pleamar que hizo que las olas golpearan contra la costa con una enorme energía, destrozando el paredón, la vereda y las luminarias.

Según Regidor, la comuna ya se puso en contacto con la Dirección de Hidráulica de la Provincia para trabajar en el conjunto en el diseño de obras de defensa costera que impidan que se reiteren episodios como el de la noche del jueves.

Explicó que si bien esta no fue la primera vez que el mar provoca daños de esta envergadura en la costa marplatense -de hecho hay registros de hechos muy similares ocurridos en el pasado- habría "que hacer algún proyecto para que esto no se repita".

Además del Paseo Dávila, otros sectores afectados por la pleamar fueron el Paseo Jesús de Galíndez y la calle inferior de Playa Grande, que ayer también permanecían cerrados al tránsito de vehículos.

Comentá la nota