¿Qué hará Sabbatella con el humedal de Morón?

Es un humedal de la provincia que maneja Morón y afecta a Hurlingham. Fue basural, se usó para chatarra de autos y ahora quiere ser una planta de transferencia. Pero todo contamina el ya saturado arroyo. Nadie se hace cargo. Todos ensucian. Sabbatella no responde.
Adriana Córdoba y Marcelo Suárez Nelson integrantes de COEPSA (Centro Oeste de Estudios Políticos y Socio Ambientales), hablaron con 24CON y relataron la turbia historia y cuál es la situación actual de este predio “que es como una cuña del Partido de Morón que se mete en Hurlingham”.

Un triángulo entre las infectadas aguas del Arroyo Morón, las vías del ferrocarril San Martín y la Ruta 4, frente a barrios poblados de Hurlingham. Ese suelo está catalogado como un humedal y valle de inundación. Todo lo que se apoye en ese suelo altamente poroso, drena por las napas hacia las aguas de dicha cuenca que es una de las más contaminadas del conurbano.

Todo menos lo que tiene que ser…

Este predio es propiedad de la Provincia de Buenos Aires, pero está bajo la jurisdicción de Morón y fue utilizado como basural legal. “Allí entraban los camiones del Municipio de Morón a descargar los escombros sacados de las plazas remodeladas, por lo que no puede desconocer lo que ocurría, ni decir que no fue utilizado por su administración”, dice Suárez Nelson. Como si eso fuera la chatarra de autos empezó a formar montañas.

Ante la evidencia y las denuncias desde la ONG a el OPDS provincial, quien debería controlar esos terrenos, Nicolás Scioli (hermano de Daniel) dijo desconocer el basural de la propia provincia dentro de Morón, pero tomo medidas rápidas y mando a clausurarlo. El mismo gobernador Scioli junto a Sabbatella lo cerraron “en una fugaz visita sin bombos ni platillos”.

[Vecinos enojados Hurlingham2]

Pero lo que parecía ser la posibilidad de recuperar un espacio para la comunidad, ya que según Scioli “basural que se clausura, se convierte en espacio verde”, volvió a ser una ilusión contaminada. Meses después "apareció una carga aún más peligrosa, un semi con importante cantidad de toneles con la inscripción: corrosivo”, cuenta Suárez.

El predio continúo en manos de nadie, “abandonado, sin luces, sin seguridad, olvidado en el tiempo, igual que todo lo que lo circunda, como por ejemplo los bordes del Colegio Militar y de la Base Aérea del Palomar. No hay controles de ninguna especie”.

Pero el proyecto no se iba a hacer esperar y no tuvieron mejor idea que proponer desde Morón instalar una planta de transferencia de residuos sólidos urbanos.

Dichos, entredichos, verdades y mentiras

“Entonces tuvimos una reunión con Marina Parras, Directora de Ecología del municipio de Morón y dijo que había habido un error de interpretación y que era una planta de Compost (material orgánico) y que además todo estaba en estudio todavía”, relata Adriana Córdoba otra representante de COEPSA.

Pero cambiaron de idea, “entonces Parra dijo que serían galpones de acopio y que querían integrar a los cartoneros, para que armaran una cooperativa”. Las invenciones no terminaron ahí y “el intendente Sabatella habló de un parque industrial ecológico, ¿qué es?, no tenemos idea. Le pedimos la información sobre el proyecto del parque, de qué constaba, pero no nos contesta”.

Finalmente salieron por la tangente, y la Directora entregó un proyecto de puro títulos, “un programa que incluye un trabajo de campo, hacer un estudio, relevamiento estadístico, etc., etc.”, dice Córdoba. Proponen un estudio de factibilidad, cuestión de códigos de planeamientos ver si es posible o no, si es zona residencial o industrial, “pero no evalúa primeramente lo ambiental”, agrega.

[Vecinos enojados Hurlingham5]

En tanto Nicolás Scioli manifestó que todavía no habían recibido ningún proyecto oficial desde Morón y Parra lo confirmó. Además el mismo Departamento de Estudios Ambientales de la Provincia elaboró un informe sobre Hurlingham dando como conclusión que es un “cerrojo antiecológico” por lo que es zona sensible y que se necesita recuperar. No hay duda de que la basura ahí no puede ir.

Que una planta de tratamiento, que material orgánico, que material de acopio, pero “cualquiera de las tres cosas sobre este terreno es inadecuado. Debe hacerse en un lugar seco, donde no haya posibilidad de que los líquidos vayan al Arroyo, porque eso es un humedal”, explica Suárez.

“Nosotros proponemos que sea un espacio para practica de deportes y hay otras organizaciones, como COMACO y Vida Silvestre, quieren que se lo declare zona de reserva natural y se haga un bosque de árboles nativos, que es bueno pero hay que solucionar la recuperación del suelo”, anhela la representante.

“Morón esta pidiendo que provincia le ceda el terreno, pero el gobernador dijo que cada basural que cerraba iba ser un espacio verde, y ahí había un basural que ya se clausuró”, insiste Adriana Córdoba.

“Este basural es crónico porque Morón no está dispuesto en gastarse unos pesos para cuidarlo, es más fácil abandonarlo como lo han hecho desde hace muchos años y no solo en la gestión actual y porque los Municipios lindantes por omisión lo han permitido. Ahora nos proponen un lugar parquizado, estético, higiénico, un lugar casi para hacer turismo. Aquí no se trata de una cuestión política, sino de la calidad de vida y la salud”, concluye Suárez Nelson.

Comentá la nota