Qué hará la Muni para destrabar el tránsito lento en el centro

Habrá multas a los autos que se metan en carriles selectivos y aumentarán fuerte los parquímetros.
El centro es un nudo, un caos de vehículos, que vuelve locos a los cordobeses. Al mejor estilo de Activia (un yogur que facilita la evacuación, con el que nos permitimos bautizar al plan), los funcionarios del intendente Daniel Giacomino trabajan en una batería de medidas para combatir el “tránsito lento”.

El programa municipal buscará desalentar los ingresos en autos particulares al microcentro, adecuar las frecuencias de las líneas urbanas y hacer varios cambios en el estacionamiento medido, que será más caro.

Como complemento necesario al marco regulatorio del transporte urbano, se avecina un reordenamiento de la circulación en el casco céntrico que buscará mejorar la rotación de los coches. El subsecretario de Transporte municipal, Gabriel Bermúdez, adelantó a Día a Día que se tomarán dos acciones concretas: nuevos parquímetros con tarifas más caras para desalentar el estacionamiento, y mayores exigencias para que se respeten los carriles selectivos para colectivos urbanos, troles, taxis y remises, por lo que se vendrán multas más caras para los particulares que circulen por estas arterias.

Para descongestionar el centro sumarán más inspectores de tránsito motorizados, y un servicio de parquímetros con sistema de control satelital que permitirá a los “zorros” realizar multas con mayor rapidez.

El otro objetivo es aumentar la velocidad con la que los colectivos urbanos cruzan la zona céntrica. Horacio Villarreal, uno de los directivos de la empresa Coniferal, expresó a Día a Día la preocupación por el alto nivel de congestión actual. “Los coches están viajando a 9 kilómetros por hora, mientras que en Buenos Aires, con más unidades, van a 11. Esto fue empeorando porque hace tres años atrás llegábamos a los 16 kilómetros por hora”, señaló el transportista.

Los especialistas entienden que entre 20 y 21 kilómetros por hora es la velocidad comercial óptima para que circulen las unidades de gran porte. Según Bermúdez, las líneas locales están en 14 kilómetros por hora en su velocidad comercial, pero adelantó que “la intención es que lleguen a 20”.

Según el último seminario de transporte que realizó la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (FCEFyN), en Córdoba hay entre 600 y 700 mil movimientos de autos particulares; entre 450 mil y 650 viajes en el transporte urbano; y unos 250 mil de taxis y remises, lo que equivale a más de un millón de personas en movimiento por día. A este panorama de idas y venidas hay que sumarles los viajes en moto (120 mil); las caminatas de peatones (185 mil) y los viajes en bicicleta (55 mil).

Las primeras interesadas en salir de la congestión son las empresas de transporte. Según los técnicos de Tráfico de Coniferal, es necesario avanzar en “más dársenas, reglamentar o prohibir estacionamientos, destrabar sectores con alto congestionamiento, reparar asfaltos deteriorados, obligar al cumplimiento de los carriles selectivos, organizar mejor las paradas y corregir puntos donde hay serios riesgos de accidentes”.

Comentá la nota