En lo que va del año el hampa local ya se hizo de 6.619.000 pesos

Se trata de las bandas que utilizan dateros o hacen inteligencia antes de dar los golpes. En esa cifra sólo se cuentan los casos que han sido publicados en los medios con más $5.000 de botín.
Las bandas delictivas que operan en Mendoza con inteligencia previa, propia o pagada a terceros para robar dinero contante y sonante obtuvieron un promedio de $600.000 por mes en lo que va del año. En 152 golpes ejecutados de enero a noviembre esta rama del hampa redondeó para sus arcas $6.619.000.

La cifra surge de casos dados a conocer por los medios de comunicación y con botines superiores a los $5.000. En la suma de pesos transferidos desde el patrimonio de sus dueños al mundo del delito no están incluidos los valores del resto de los bienes que fueron parte del botín de los golpes contabilizados.

Si se sumaran los robos de cantidades menores de dinero y aquellos casos que no llegaron a conocimiento de la prensa, la cifra sería mucho más abultada. Sin embargo, los casos menores no necesariamente cuentan con ayuda de dateros o de un trabajo previo de inteligencia para ser ejecutados.

Entre los casos considerados hay salideras bancarias, robos a comercios de ropa o estaciones de servicio y hasta homicidios, como el caso del empresario ajero Ego Sterling y su pareja, Laura Ginart, a quienes les robaron $40.000. No sólo se llevaron pesos y dólares, también tickets Canasta y de ese tipo, que son moneda de cambio difícil de anular por más que exista una denuncia concreta. Con datos certeros los ladrones también atacaron restoranes, hoteles y correos privados.

Para lograr casi $20.000 diarios, además de buena información, las bandas enfocadas principalmente en el dinero en efectivo contaron en muchos casos con víctimas desprevenidas. Además se valieron de una inteligencia policial que no ha podido neutralizar a los renombrados dateros, piezas claves para el engranaje de esta rama del delito.

“Estamos abocados a fortalecer el trabajo de inteligencia, es uno de los lados flacos que tenemos”, reconoció días atrás Eduardo Bauzá, jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, ante la crisis que generó la seguidilla de atracos a turistas.

Entre resignado por el presente y esperanzado por lograr mejoras lo antes posible, el funcionario reconoció que “las bandas organizadas a veces nos aventajan”.

En los 11 meses de referencia, julio fue el más redituable para los ladrones, con $1.085.000; mientras que enero fue el peor para los malhechores, con $115.300 producto de asaltos. Los números se dispararon en abril. Juan Carlos Aguinaga dejó la cartera de Seguridad el 16 de abril y a fines de ese mes asumió Carlos Ciurca.

En los primeros seis meses, se registró una suma de $3.577.500 a favor de los delincuentes, mientras en los cinco meses siguientes fueron $3.041.500 los que dejaron de ser de sus dueños.

Interinato en Inteligencia

A los problemas para la inteligencia policial se sumó la renuncia del jefe de la repartición, Gianni Venier, quien contaba con el respaldo de haber presidido el Colegio de Abogados.

Su remplazante definitivo aún no fue nombrado, sino que se destinó interinamente al comisario Darío Irrutia.

Comentá la nota