Hamilton se accidentó en un día en que todo le salió mal.

No fue un buen día para el campeón del mundo de Fórmula 1, el británico Lewis Hamilton. Seguramente, si tuviera la posibilidad de tacharlo del calendario, no dudaría un instante y lo haría rápidamente. Es que durante la jornada de entrenamientos de ayer en el circuito de Montmeló, evidenció los mismos problemas que viene mostrando su equipo, McLaren, a lo largo de la pretemporada: finalizó último en la sesión de ensayos en el circuito catalán, sufrió un leve accidente sin consecuencias físicas, y para colmo de males, fue abucheado por el público español.
Hamilton dio 82 giros al trazado catalán y quedó a más de dos segundos y medio del mejor crono del día, que quedó en poder de su compatriota Jenson Button, quien volvió a sorprender con el nuevo Brawn GP y marcó un tiempo de 1m19s127.

Button estuvo seguido por el brasileño Felipe Massa, quien a bordo de su Ferrari quedó a más de un segundo del líder de los entrenamientos, mientras que más atrás quedaron el polaco de BMW Robert Kubica y el alemán Timo Glock, que confirmó de nuevo el buen momento de Toyota.

En la sesión vespertina, el piloto de McLaren se salió de la pista en la curva 2 y se estrelló contra la barrera de neumáticos. Afortunadamente, el accidente no tuvo consecuencias físicas, aunque el auto quedó un tanto golpeado.

Además, cada entrada y salida de boxes estuvo acompañada de abucheos por parte de la afición local, que no le perdona los enfrentamientos que tuvo con el español Fernando Alonso, cuando ambos eran compañeros de equipo en McLaren en 2007.

No es la primera vez que Hamilton sufre este tipo de agresiones. A principios de 2008, también en unos tests en Barcelona, el británico fue incluso objeto de insultos racistas por parte de algunos hinchas fanáticos del piloto español, que luego regresó a Renault, la escudería francesa con la que logró consagrarse bicampeón de la categoría.

Comentá la nota