El hambre tiene cercada a Guatemala

Desde enero hubo más de 450 muertes por desnutrición, sobre todo campesinos afectados por la sequía. Urgen medidas ante la crisis alimentaria.
Una semana después de declarar que "en Guatemala no hay hambruna", el presidente Álvaro Colom decretó el estado de "calamidad pública" para enfrentar una crisis alimentaria que afecta a 54 mil familias y ya mató a más de 450 personas desde enero, 25 de ellas niños. La emergencia permitirá al gobierno acceder con más facilidad a la ayuda internacional y movilizar recursos del presupuesto sin control del Congreso.

En cadena nacional, Colom vinculó los casos de desnutrición a la sequía y a la crisis económica, aunque también se refirió al "problema histórico y estructural del país". Este mismo martes, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU inició la distribución de 20 toneladas de galletas nutritivas en 164 comunidades de las áreas del llamado Corredor Seco, integrado por 7 provincias donde la falta de lluvias arruinó las cosechas de porotos y maíz, principal sustento de las comunidades campesinas.

Comentá la nota