"Hamas prácticamente levantó la bandera blanca"

Lo afirmó Avi Pazner, vocero del gobierno israelí, a LA NACION
JERUSALEN (De una enviada especial).- "El lunes comenzaron las negociaciones" para llegar a un cese del fuego en la guerra de Gaza, reveló Avi Pazner.

Si Hamas acepta las condiciones, los combates podrían cesar "en días, no semanas", dijo a LA NACION en Jerusalén este diplomático con 35 años de carrera, arquitecto de la reconciliación de su país con el Vaticano y presidente mundial de la organización de solidaridad Llamado Unificado por Israel. Afable políglota de 71 años, casado con una argentina, Pazner es el vocero oficial del gobierno israelí y, como tal, cada una de sus palabras tiene un fuerte peso específico.

-Israel afirma que lanzó su ofensiva para terminar con los disparos de cohetes de Hamas sobre territorio israelí. ¿Ese objetivo sigue siendo el mismo 18 días después?

-Nunca cambió. Hemos realizado esta operación militar en función de un objetivo, que es cambiar la situación en el sur de nuestro país, para que nuestras ciudades, pueblos y kibutz dejen de ser bombardeados desde la Franja de Gaza.

-Pero ahora Israel habla también de sellar la frontera con Egipto para evitar el contrabando.

-Durante estos 17 días de operaciones militares vimos algunas cosas. Primero, el éxito que obtuvimos en la campaña militar. Antes de la guerra, Hamas había dicho: "Si Israel entra en Gaza, será su tumba". Nosotros sabíamos que todo estaba minado, que estaba lleno de trampas mortales. Pusimos muchísima atención y gracias a ello tuvimos un número limitado de víctimas mortales. Pero también nos dimos cuenta de que los tiros de cohetes de Hamas, que hace seis meses llegaban a 15 o 20 kilómetros de la Franja de Gaza, ahora llegan a 40 kilómetros. Hamas utilizó esos seis meses de tregua para hacer entrar por los túneles que conectan Egipto con Gaza misiles de alcance muy superior. De modo que también decidimos que había que impedir la continuación del contrabando.

-Es decir, por esos túneles podría entrar cualquier tipo de armas...

-Si ahora los cohetes llegan a 40 kilómetros, mañana llegarán a Tel Aviv, que está a 72 kilómetros, o a Jerusalén, que está a poco más de 100. Todo acuerdo debe asegurarnos la prevención del contrabando entre Egipto y Gaza. En esa negociación nuestro socio es Egipto, que debería tener un interés evidente en que Hamas no se reforzara. Hamas no sólo es un peligro para Israel; también es un peligro político para Egipto. En principio debería haber un interés común.

-¿Por qué utiliza usted el condicional? ¿No es el caso actualmente?

-¿Cómo llegaron los misiles a Gaza? No estoy diciendo que es una política del gobierno egipcio. Pero probablemente no han demostrado suficiente energía para cerrar esos pasos?

-¿Se puede decir que se ha entrado en una etapa de negociación?

-Sí. Hemos entrado en la fase más o menos de negociación de un cese del fuego. Anteayer, [el premier de Hamas en Gaza] Ismail Haniyeh prácticamente levantó la bandera blanca.

-Sin embargo, continúan lanzando cohetes sobre Israel.

-Y continuarán hasta último minuto. Es una forma de mostrar que no están derrotados. Pero lo están. De un promedio de 80 cohetes diarios que lanzaban cuando comenzó nuestra operación, hemos llegado a 20. Pero sólo un acuerdo de cese del fuego conseguirá detener totalmente esos proyectiles. En todo caso, la capacidad de Hamas ha sido prácticamente eliminada.

-Si Hamas quiere un cese el fuego, no es más que una cuestión de horas para terminar la guerra.

-Hamas quiere un cese el fuego, pero con condiciones diferentes de las que pretende Israel. Por ejemplo, estarían pidiendo un cese del fuego por seis meses, como la tregua que aceptamos la última vez. Israel no está dispuesto ni siquiera a escuchar hablar de la cuestión. Nunca más habrá un cese del fuego temporario. Es un cese del fuego permanente o continuamos. Y también está la otra cuestión: ¿cómo detenemos ese contrabando?

-¿Por qué Egipto no quiere el despliegue de una fuerza internacional de su lado de la frontera?

-Los egipcios dicen que viola su soberanía. Entonces Israel les dice: "Muy bien, pensemos en otra cosa". Pero esa cuestión es un sine qua non para todo acuerdo: cerrar esos 17 kilómetros de frontera entre Egipto y Gaza a todo contrabando. Cuando digo que finalmente el lunes entramos en esa fase de negociación no quiere decir que nuestra operación militar se detendrá. Al contrario. Es incluso necesario que la intensifiquemos.

-¿Y cuánto tiempo cree que puede tomar llegar a un acuerdo?

-Yo diría días y no semanas. Si realmente Hamas está dispuesto a un cese del fuego, porque con esos fanáticos nunca se sabe. Khaled Meshaal [líder político de Hamas] está en Damasco, instalado en un palacio, y dice "combatiré hasta que caiga el último civil palestino".

-Si hay acuerdo y cese del fuego, ¿por cuánto tiempo Israel permanecerá en la Franja de Gaza?

-Hasta que se implementen las modalidades técnicas. Una semana, como sucedió en la guerra en el Líbano.

-¿Egipto tiene capacidad de hacer sentar a Hamas y decirle: "OK, se terminó"?

-Sí. En realidad es Israel a través de Egipto que puede hacer comprender a Hamas que, para ellos, vale la pena decirles a los egipcios: "Se terminó".

-¿Y después? ¿Qué hará Israel con Hamas, que nunca reconocerá el Estado de Israel?

-Mientras nos dejen en paz, pueden quedarse en Gaza y seguir clamando por lo que quieran. Con la condición de que no haya un solo tiro de mortero. En todo caso, creo que no les queda mucho tiempo en Gaza. Si yo fuera palestino y viera cómo viven los palestinos en Cisjordania, ¿cuánto tiempo pasaría antes de que me preguntara qué es esta historia de Hamas?

-¿Y las víctimas civiles?

-No había otra alternativa. Era necesario demostrarle a Hamas que la única cosa que obtendrá si continúa es su propia destrucción. Y, si el cese del fuego no funciona, si no llegamos a un acuerdo, Israel no sólo está dispuesto a continuar, sino a entrar en una fase mucho más peligrosa. Es decir, entrar en las ciudades de Gaza y buscar de casa en casa a los terroristas. Y, si lo que hemos visto hasta ahora no era agradable, lo otro será todavía peor. Israel no quiere esta guerra. Pero volver a la situación anterior está excluido. Espero que Hamas lo comprenda.

Comentá la nota