Hallazgo Arqueológico en Lincoln

Hallazgo Arqueológico en Lincoln
El rescate estuvo a cargo del grupo de arqueólogos del Incuapa, correspondiente a la Facultad de Ciencias Sociales de la UNICÉN.
Durante Febrero y Marzo de 2009, arqueólogos del Grupo INCUAPA (Investigaciones Arqueológicas y Paleontológicas del Cuaternario Pampeano) efectuaron un rescate arqueológico en las orillas de una laguna localizada en las proximidades de la localidad de Martínez de Hoz. Las tareas de investigación fueron dirigidas por el Dr. Gustavo Politis y participaron en la misma Pablo Messineo, Mariela González, María Clara Alvarez, Cristian Favier Dubois y Cristian Kaufmann, todos investigadores pertenecientes a la Facultad de Ciencias Sociales de Olavarría (Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires) y al CONICET.

Los hallazgos en dicha laguna fueron descubiertos por el Sr. Ramón Coria, oriundo de la localidad de Martínez de Hoz, durante Febrero de 2008. En dicha oportunidad el Sr. Coria recogió algunos huesos humanos, restos de animales y objetos confeccionados en piedra que habían quedado expuestos en la playa después de que el agua erosionara una gran extensión de la barranca. El Sr. Coria informó inmediatamente al organismo encargado de la preservación del patrimonio de la Provincia de Buenos Aires, al Centro de Registro Arqueológico y Paleontológico, pero durante casi un año no se efectuó el rescate de los materiales. A causa de eso y ante el evidente deterioro de los restos arqueológicos, el Sr Coria se contactó con el Dr. Gustavo Politis, quien a finales de 2008 visitó, junto con el Dr. Pablo Messineo, la laguna para constatar la importancia de los hallazgos culturales.

Dada la gran cantidad de restos arqueológicos que se observaron en el lugar y la posibilidad de que los mismos se destruyeran por hallarse en la superficie de la playa, expuestos a diversas condiciones ambientales, se decidió efectuar un rescate arqueológico en la laguna. Por dicho fin, el delegado municipal de Martínez de Hoz, el Sr. José Cunningham, solicitó la autorización correspondiente a los propietarios de los campos en los cuales se encontraba el sitio.

Durante el rescate, los investigadores llevaron a cabo diversas actividades con el fin de evaluar la importancia del yacimiento. Entre las mismas se destaca la recolección de los materiales arqueológicos que se hallaban en la superficie y la realización de varios sondeos con el objetivo de localizar elementos culturales en su posición original y para poder inferir la cronología de la y/o las ocupaciones. Además, el Dr. Cristian Favier Dubois está efectuando estudios geológicos en los perfiles de la laguna para determinar cómo y cuándo se formaron los depósitos sedimentarios en los cuales están localizados los restos culturales.

Durante el rescate se recuperó una gran cantidad de huesos pertenecientes a diversas especies de animales como, por ejemplo, guanaco, venado de las pampas, armadillos, ñandú y algunos restos de gran tamaño de megamamíferos que actualmente se encuentran extinguidos. No todas las especies recuperadas han sido utilizadas como parte de la dieta de los grupos cazadores-recolectores que ocuparon la laguna, pero algunos de los estudios que se han efectuado en el laboratorio indican que el guanaco, el venado y algunas de las especies de armadillo fueron consumidas por dichos grupos ya que algunos huesos presentaban marcas de corte producidas por instrumentos de piedra, mientras que otros se hallaban quemados.

En cuanto a las herramientas indígenas, se destaca la cantidad y variedad de instrumentos de piedra que han sido confeccionados sobre rocas cuyas procedencias o áreas en las cuales se explotaron se localizan a más de 250 kms. Entre los materiales se destacan los abundantes artefactos de molienda (morteros y manos), las puntas de flecha triangulares, instrumentos para diversas actividades, los desechos y núcleos producto de la talla. Además, se recuperaron algunos fragmentos de cerámica, dos caracoles provenientes de la costa y un instrumento confeccionado en hueso. Las diversas evidencias recuperadas permiten conocer de qué lugares provenían algunos de los materiales y cómo estos grupos accedían.

Otro de los hallazgos más destacados en la laguna son los restos óseos humanos correspondientes a, por lo menos, seis individuos. En la mayoría de los casos los restos pertenecen a individuos adultos, aunque se recuperaron huesos de dos individuos infantiles (entre 3 y 6 años) según determinó la especialista Mariela González.

Aunque hasta el momento no se conoce con certeza la antigüedad de la totalidad de los hallazgos; la presencia de cerámica y puntas de flecha triangulares pequeñas permiten estimar que una parte de la ocupación se produjo durante el Holoceno tardío, es decir, entre los 3.000 y 500 años antes del presente, momento en el que se registra esta nueva tecnología en los grupos que ocuparon la región pampeana.

La abundancia y variedad de restos arqueológicos, así como la presencia de varios esqueletos humanos, sugieren que en el sitio se habría instalado un campamento indígena de cierta importancia, en tiempos anteriores a la Conquista. Dada la escasez de sitios arqueológicos en el oeste de la Provincia de Buenos Aires este sitio constituye un hallazgo de mucha importancia para la arqueología de la región pampeana.

Futuros trabajos en el campo y el análisis de los materiales en el laboratorio, posibilitara conocer y caracterizar la forma de vida de las sociedades indígenas que habitaron el partido de Lincoln mucho tiempo antes de la llegada de los españoles. Entre la información obtenida a partir de dichas investigaciones se podrá determinar cuando los grupos humanos ocuparon esta zona de la región pampeana, que estrategias emplearon para explotar los animales de caza, cuáles fueron los modos de fabricación de sus instrumentos y por qué motivo en los sitios se recuperaron una gran cantidad de artefactos de molienda destinados al procesamiento de los recursos vegetales. Además, con el estudio de los restos óseos humanos se podrá conocer parte de las prácticas inhumatorias, el sexo y edad de muerte de los individuos, los tipos de enfermedades que podían tener y cual era la dieta de cada uno. En este sentido, los datos obtenidos en futuras investigaciones, posibilitará generar un conocimiento arqueológico novedoso debido a la ausencia de investigaciones sistemáticas sobre las ocupaciones indígenas en el partido de Lincoln.

Comentá la nota