Hallan muerto en Hughes a empresario de Villa Cañas

Hallan muerto en Hughes a empresario de Villa Cañas

Apareció muerto este sábado en un camino rural de la localidad de Hughes, el empresario de Villa Cañas, Marcos Antonio González, quien era intensamente buscado desde el viernes último

El fiscal de la causa, es Mauro Blanco. El cuerpo sin vida se encontraba boca abajo. 

González era propietario de una YPF en Villa Cañas, departamento santafesino de General López. 

Su cuerpo fue encontrado a unos 2000 metros de su vehículo, indicaron fuentes de la investigación

Según la primera hipótesis del caso, el empresario habría sido víctima de una banda de secuestrados, aunque no existían llamados extorsivos hacia sus familiares. 

Varios pobladores de Villa Cañas declararon que el hombre había sido visto por última vez el jueves a la noche, cenando en una parrilla del Barrio Fonavi de esa localidad, pero apareció un testigo, que sostuvo que en horas de la madrugada del viernes, había asistido a la sala velatoria, para darle el último adiós a un amigo suyo. Desde la Fiscalía de Venado Tuerto, a cargo de Mauro Blanco, se indicó que "la esposa de González comenzó, en principio, la búsqueda por su cuenta, junto a sus hijos y recién después dio aviso a las autoridades policiales, que dieron inicio a la investigación". 

En tanto, una testigo manifestó que habría hablado con la víctima cerca de las 2 de la madrugada en inmediaciones a la cooperativa Coevical, donde en horas de la noche se desarrollaba un velatorio

Ahora, se pudo establecer que el empresario había ido a cenar primero sólo -constató el dueño de la parrilla- y luego se sumó un grupo de amigos. No obstante, trascendieron otros datos y uno de ellos, indica que las imágenes de una cámara de seguridad, ubicada en cercanías de la ruta provincial 94, registró un vehículo estacionado sospechosamente por unos minutos, pero que luego toma esa carretera, en dirección a la ciudad de Teodelina. El desenlace comenzó, en la noche del último sábado cuando la policía encontró el Honda Civic LXC color gris plata del empresario y horas más tarde el cuerpo a 8 kilómetros del casco urbano de Hughes.

Se revela el misterio

Colón Doce en un adelanto absoluto revela el misterio del empresario desaparecido. Según una fuente investigativa González apareció en zona rural a 8 kilómetros del casco urbano de Hughes hacia atrás de Frigorífico de exportación de esa localidad y en dirección a la vieja Estación de ferrocarril de Merceditas. 

El dilema era como había llegado a ese sector difícil de conocer para una persona que no es del lugar. La reconstrucción indica que el camino que pasa en forma lateral al establecimiento faenador estaba cerrado (cortado). El fallecido habría llegado a ese sitio siguiendo la ruta de 7 kilómetros de Teodelina a Estación San Marcelo, y de allí una vez que pasó las vías de ferrocarril tomó el camino de tierra y luego giró hacia el sector de Merceditas por un camino lateral para llegar donde se encontró el Honda Civic.

La autopsia

Para entender la situación vivida por el empresario se debe recurrir a la autopsia. En este sentido los médicos encontraron un gran derramamiento de sangre en su cerebro, sin golpes externos, por lo que Gónzalez habría sufrido un "pico de presión" con rotura de vaso sanguíneo.

También se encontró hematomas en las costillas, rodilla y un ojo. No habiendo otro signo de violencia.

Las pesquisas

En el expediente judicial los investigadores relatarían que el auto antes de ser dejado por González recorrió varios metros por el sector de la banquina y en varias oportunidades habría vuelto a la huella. En los últimos momentos recorrió ese tramó por la banquina, y cuando se detuvo, la puerta del lado del conductor no se podía abrir debido a que había quedado apoyada en el talud de tierra. El empresario bajó del habitáculo por la puerta del acompañante y comenzó a caminar. Esa jornada había llovido y en el trayecto se observan marcas de caídas y una dirección en zigzag, hasta llegar donde fue encontrado el cadáver.

En el expediente además constaría que algunos amigos indican que en los últimos días el empresario de Villa Cañas perdía la noción de espacio y tiempo. En la noche que fue a cenar con los amigos preguntó dos veces donde estaba ubicada la puerta de entrada al restaurant. El lugar Gónzalez lo conocía muy bien. 

Lo que habría pasado

El cañadense una vez que terminó de cenar salió del restaurant, y fuera de ubicación fue hacía Teodelina (lo toma una cámara en Ruta 94) recorriendo el trayecto descripto.

Al llegar al paraje ubicado entre Estación Merceditas y Hughes, seguramente volvió a la realidad trató de ubicarse, allí (puede que asustado) tuvo un pico de presión y comenzó a marearse y perder la conciencia muriendo en ese sitio. 

Coment� la nota