Hallan cuerpos de pasajeros del Airbus.

Fueron encontrados en la zona en la que habría caído el avión de Air France, junto con objetos que probarían que iban en el vuelo.
En un hallazgo que podría empezar a dilucidar el misterio de la desaparición el lunes pasado del vuelo 447 de Air France entre Río de Janeiro y París, la armada brasileña recuperó ayer dos cadáveres que flotaban en el océano Atlántico, en la zona en la que se presume que cayó el Airbus 330 con 228 personas a bordo.

También se encontró un portafolio de cuero que contenía un pasaje aéreo y fueron halladas una mochila marca Targus, con una tarjeta de vacunación, y un asiento de avión del mismo color azul que utiliza la empresa francesa. Air France confirmó que el número del billete corresponde al de un pasajero del vuelo siniestrado.

Horas más tarde se informó también que había sido encontrada parte de una de las alas del avión.

A las 9.10 de la mañana, la corbeta Caboclo, de la armada brasileña, localizó el primer cuerpo. "Fue recogido y se confirmó que es de sexo masculino", dijo el vocero de la fuerza aérea de Brasil, coronel Jorge Amaral.

El segundo cuerpo, también de sexo masculino, fue encontrado más de dos horas después en la misma zona, a unos 700 kilómetros al Norte-Nordeste del archipiélago brasileño de Fernando de Noronha, adonde eran trasladados anoche los cuerpos y los objetos recogidos para su identificación.

Amaral dijo que el número de serie del asiento encontrado (237011038331-0) fue enviado a Air France a fin de que la empresa compruebe si pertenecía al Airbus A330 siniestrado, aunque todos los indicios llevan a presumirlo.

En su edición online , el diario francés Le Figaro informó que una de las víctimas halladas aún se encontraba abrochada con el cinturón de su asiento.

Los familiares de las víctimas del accidente fueron informados simultáneamente en Brasil y en Francia de los hallazgos antes de su divulgación a la prensa, lo que les provocó pesar, pero les "alivió la angustia" tras seis días de búsqueda infructuosa, según dijo el abogado Marco Tulio Moreno, cuyos padres viajaban en la aeronave y que representa a los familiares de las víctimas del vuelo 447.

"Tras el anuncio [...] del descubrimiento de cuerpos, Air France expresa su emoción y su compasión con las familias y los allegados de los pasajeros y de la tripulación del vuelo 447", indicó, por su parte, la compañía de aviación, en un comunicado emitido luego del hallazgo.

Hipótesis parciales

Aún se desconocen las razones de la catástrofe, aunque podría haberse producido por el congelamiento de tres diminutos sensores de velocidad. Si bien aún no se descartaba la hipótesis de una bomba, esa posibilidad, "no es muy coherente" con los 24 mensajes de anomalías enviados en cuatro minutos por el avión en los últimos tramos del vuelo. Tales mensajes, sobre anomalías o bloqueos del sistema, no explican aún las causas del accidente en condiciones meteorológicas normales, dijo ayer el jefe de la Oficina de Investigaciones y Análisis francesa, Paul-Louis Arslanian (ver aparte).

También existen informaciones de que "están siendo recogidas máscaras de pasajeros y otros materiales", dijo Amaral, aunque declinó hacer más precisiones.

Los cadáveres fueron encontrados en un lugar próximo a las islas de San Pedro y San Pablo, dos peñascos deshabitados, a 69,5 kilómetros al sur del punto donde el avión Airbus emitió su última señal de alerta antes de desaparecer.

Desde ese entonces, las tareas de búsqueda de la aeronave, en la que viajaban dos argentinos, el politicólogo Pablo Dreyfus y la azafata Clara Mar Amado (también de nacionalidad española), habían sido infructuosas pese al gran despliegue de buques y aviones de Brasil y Francia en la presunta zona de la catástrofe aérea.

Actualmente toman parte del rastrillaje, que se realiza 220 kilómetros en torno de ese punto, nueve aviones brasileños, además de aeronaves Falcon 50 y un Atlantic Rescue D francesas y un avión de patrulla marítima P-3C Orion de Estados Unidos. En la zona hay asimismo buques militares de Francia y de Brasil, y embarcaciones mercantes de distintas banderas.

Paralelamente, y con el propósito de hallar las "cajas negras" del avión, los aparatos de registro que podrían explicar las razones del misterioso accidente, Francia envió anteayer a la zona de búsqueda dos buques de rastreo, un robot sumergible y un submarino, capaces de recoger material hasta 6000 metros de profundidad.

Militares brasileños habían afirmado el jueves pasado que habían recogido una pieza de madera y dos boyas que se creían del vuelo 477, pero posteriormente debieron retractarse, lo que aumentó el misterio sobre qué sucedió realmente con la aeronave.

Esa declaración de los militares brasileños provocó roces con el gobierno francés, que pidió "prudencia extrema" en las informaciones relativas a la tragedia aérea.

"Hoy [por ayer] obtuvimos resultados positivos que nos dan la certeza de que nuestro trabajo fue bien conducido", comentó Amaral, en una declaración destinada a minimizar las dudas sobre el hallazgo de los cuerpos.

Ayer llegaban a Fernando de Noronha cinco peritos de la policía federal brasileña expertos en identificación de cadáveres y huellas dactilares para colaborar con las tareas de recuperación de los restos. Posteriormente, los cadáveres serán enviados a Recife, centro de control de la operación de rescate, para ser entregados a las autoridades francesas que están investigando las causas del siniestro.

Agencias AP, AFP y EFE

2

Cuerpos fueron recuperados

* Dos cadáveres que flotaban en el océano Atlántico fueron rescatados ayer por la armada brasileña, en la zona que se cree cayó la aeronave.

704

kilómetros

* A esa distancia de la isla de Fernando de Noronha se encontraron algunos objetos y los cuerpos de los dos hombres que presuntamente viajaban en el vuelo de Air France.

3

Sensores de velocidad

* El congelamiento de estos diminutos dispositivos podría ser una de las razones por las que el Airbus 330 se precipitó en el océano.

24

Mensajes de anomalías

* O bloqueos del sistema fueron enviados en 4 minutos por la aeronaveen el último tramo del vuelo.

Comentá la nota