Hallan cocaína en el auto de una diputada kirchnerista de Chaco

Hallan cocaína en el auto de una diputada kirchnerista de Chaco
Es Gladys Soto; la legisladora nacional acusa a la policía de haberle colocado la droga
RESISTENCIA.? Un escándalo institucional estalló en esta capital cuando la policía informó que encontró en el auto de la diputada nacional kirchnerista Gladys Soto 62 gramos de cocaína de máxima pureza, durante un procedimiento realizado anteayer.

"La droga la habrá puesto la policía", acusó la legisladora, que dice que es perseguida por sus denuncias sobre narcotráfico. El ministro de Gobierno, Domingo Peppo, respaldó la tarea policial.

El procedimiento se produjo en el sur de esta ciudad y la policía informó que dos jóvenes huyeron del automóvil cuando vieron que se acercaban los uniformados.

No es la primera vez que la diputada Soto tiene problemas con la policía, ya que dos de sus hijos fueron detenidos en otra oportunidad. A uno se lo investiga por presunto robo y tentativa de homicidio. La legisladora dijo que se trató de un caso de defensa propia. De acuerdo con la información policial, alrededor de las 18 del miércoles efectivos del servicio externo de la comisaría 4ta. que estaban realizando una recorrida fueron alertados de la presencia de dos sospechosos que estaban en un automóvil Volkswagen Gol color blanco. Al observar la presencia de los policía los jóvenes descendieron y huyeron. Dejaron las puertas del automóvil abiertas, dijo la policía.

Los agentes, ante la presencia de vecinos que se agolparon en el lugar, realizaron una revisión del auto y advirtieron en éste varios envoltorios con un contenido blanco. Ante la sospecha de que podría tratarse de drogas convocaron a la Fiscalía de Investigaciones Penal en turno.

Con las autoridades judiciales presentes, se encontró en el interior del vehículo una carpeta que contenía una credencial a nombre de la diputada nacional Gladys Soto, que la autorizaba a estacionar y transitar libremente; la cédula del vehículo a nombre de la legisladora y un DNI a nombre de una persona de apellido Ocampo, que después se supo que es el esposo de la diputada.

La policía informó a la fiscalía que en los envoltorios se encontraron 62 gramos de cocaína de máxima pureza, según comprobaron posteriormente los análisis. En estos momentos llegó al lugar la diputada Soto, y los vecinos, que se encontraban en el lugar, repudiaron su presencia con distintas expresiones.

Ayer, la legisladora concurrió a radios, canales de televisión y redacciones de medios provinciales para atribuir el suceso "a una campaña de persecución que realiza la fuerza policial provincial contra ella y sus hijos" (de lo que se informa por separado). Aseguró que le había planteado el asunto al gobernador Jorge Capitanich y al ministro de Gobierno, Domingo Peppo, pero "las persecuciones se repiten". Habló de "alcahuetes" que rodean al primer mandatario provincial.

Al dar su versión de lo que había ocurrido, la diputada dijo que fue ella la que estaba en el vehículo. "Ayer salgo en el auto y voy a hacer trámites, pensiones que estaba gestionando y estaciono el auto. A los cinco minutos, cuando vuelvo veo que el auto estaba abierto y la policía, dentro de él", aseguró.

Los testigos

Soto acusó a la policía de haber forzado la cerradura del baúl de su vehículo. "Buscaron dos testigos, sacaron la documentación y la dejaron en el piso, bajo la lluvia", dijo.

Aseguró tener testigos de cómo la policía rompió la cerradura y violó así su propiedad. "Esto es un delito muy grave. Hay un gran libertinaje en la policía del Chaco", acusó Soto, y negó que haya sido su hijo quien conducía el auto.

"La droga la habrá puesto la policía", acusó, y especuló con que "esa droga pudo estar escondida en los mismos uniformes de los efectivos". Insistió en que el operativo era ilegal porque "no tenían orden judicial".

"Siempre involucran a mis hijos en hechos delictivos y esto es culpa de la policía; hoy mis hijos viven encerrados. Los quieren instalar como delincuentes", aseguró. No obstante, la policía no acusó a los hijos de la legisladora de ser los jóvenes que habían huido del automóvil.

Soto dudó sobre los presuntos autores ideológicos de la persecución, aunque dijo que "la policía no actúa por sí sola y alguien le da órdenes". Recordó hechos que consideró llamativos, como que entraron a robar en su casa dos veces y sólo se llevaron sus credenciales de diputada nacional y las llaves de su despacho.

"Hay una persecución de la policía del Chaco por las gestiones que hice, yo estaba averiguando las pistas clandestinas y el contrabando de droga en nuestra provincia. Cada vez que hago algo salen a perseguirme a mí o a mi hijo", enfatizó.

Desafió a la policía: "Tengo la causa de uno de mis hijos, pero eso no quiere decir que te tienen que condenar y perseguir para siempre. Mis hijos no están metidos en la droga", los defendió. Expresó sentirse políticamente sola, sin apoyo partidario, y habló de alcahuetes del gobernador, pero evitó dar nombres.

Comentá la nota