“Hagamos una kermés para ayudar al pobre José”.

El ex gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, dijo bajo juramento que sólo posee 346 mil pesos en bienes. Declaró que tiene 535.416 mil pesos menos que en 2002, según él mismo aseguró entonces, cuando aspiraba a ser candidato a presidente del PJ, y dijo que el motivo de su deterioro patrimonial fue el divorcio de la concejala cordobesa Olga Riutort.
La difusión de esa diferencia contable causó un importante revuelo en Córdoba, con ironías cruzadas incluidas, que esta semana tuvo en vilo a aliados y enemigos de De la Sota. El ex intendente de Córdoba, Luis Juez, uno de sus adversarios, pidió organizar “una kermés” para “juntarle unos mangos al pobre José”. La ex mujer de De la Sota avaló la declaración con el descenso patrimonial incluido, pero no se privó de comentar: “Perdió algo más importante, porque perdió una joyita como era yo”.

Los 346 mil pesos en bienes que declaró tener el ex gobernador incluyen: tres cuentas bancarias en el Banco Macro por un total de 206.439 pesos; dos automóviles (uno de colección) valuados en 75 mil pesos; la mitad de una lancha con motor fuera de borda; y “un panteón en el Cementerio San Jerónimo” valuado en 15 mil pesos.

La actual concejala se quedó con el ciento por ciento de las acciones de la firma Jomasol SRL que antes compartía con De la Sota. Al menos, eso aseguró el cordobés.

En 2002, Jomasol era propietaria de la casa ubicada en la costa del lago San Roque, en Villa Carlos Paz; de 50 por ciento de los departamentos ubicados en calle Rivadavia 269 de la cuidad de San Juan; y de la chacra El Reencuentro, en El Barreal, San Juan, de 15,4 hectáreas.

De la Sota no realizó la declaración ante el gobierno provincial o ante los medios de comunicación locales –el diario La Voz del Interior reclama su difusión desde hace un año–, sino ante la ONG Poder Ciudadano, lo cual no tiene carácter legal, según explicó Delia Ferreira Rubio, titular de la institución.

Comentá la nota