El "hacker del siglo" podría ser extraditado a EE.UU.

El británico Gary McKinnon, conocido como el "hacker del siglo" por haber ingresado sin autorización a las memorias de las computadoras de las Fuerzas Armadas estadounidenses, perdió ayer un recurso para evitar ser extraditado a Estados Unidos.
McKinnon, de 43 años, desempleado, mantuvo una larga batalla judicial para evitar la extradición luego de ser acusado de ingresar a 97 computadoras de la NASA, del Departamento de Defensa y de varias divisiones del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea de EE.UU. poco después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Un Tribunal Superior de Gran Bretaña rechazó su apelación y determinó que debe enfrentar la extradición, tal como pide la Justicia norteamericana que lo acusa de haber robado unas 950 claves y haber borrado datos, así como por haber paralizado un importante sistema militar. Enfrenta cargos por hasta 70 años de prisión.

Los abogados defensores argumentaron que McKinnon, que reside en el norte de Londres, no debía ser extraditado porque padece síndrome de Asperger, una forma de autismo, y podrá estar en riesgo de psicosis o suicidio si es enviado a EE.UU.

El "hacker" niega haber ingresado "de forma maliciosa" a las computadoras del gobierno estadounidense, así como también haber causado daños por un valor de 800.000 dólares.

La corte británica dictaminó que en las próximas semanas se determinará si McKinnon puede o no apelar el fallo ante la Corte Suprema. Se supone que desde su dormitorio en Londres, hackeó decenas de computadoras militares del país transatlántico, supuestamente para buscar informaciones sobre ovnis que él creía que estaban siendo ocultadas. El fallo generó la indignación de defensores de los derechos humanos y políticos.

Comentá la nota