Haciendo tiempo en el arenero

Mientras se esperan fondos, las obras de viviendas, nudos y caminos sólo registran como avance el "movimiento de suelos".

Esta palada de tierra para acá, esta otra para allá. El obrador va en aquella esquina; no, mejor en la otra. Tres postes de este lado, la semana que viene cinco más y, si está lindo, a fin de mes, el alambre. Así, a paso lento, cansino, casi exasperante, avanza un popurrí de obras que tanto la Provincia como la Nación tienen en agenda en la ciudad de Córdoba.

Mientras, los vecinos que se verán beneficiados con tres nudos viales y un nuevo tramo en la Circunvalación, con la pavimentación del camino a Villa Posse, y con la concreción de poco más de 1.600 casas del plan Hogar Clase Media, ven cómo el primer paso de cada obra, el ítem "movimiento de suelos", se hace interminable.

Reloj de arena. Para los empresarios agrupados en la Cámara Argentina de la Construcción, la razón del lento progreso se explica en la análoga demora para poder descontar los certificados. Esto es, el medio de pago por el cual las constructoras, tras avalar cada avance, se hacen del dinero público.

Mario Buttigliengo, titular de la entidad en Córdoba, dijo que "en algunos casos hay problemas desde el mes de marzo", pero adelantó que esta semana "podría haber novedades". En el mismo sentido, el dirigente empresarial le puso muchas fichas a la suscripción de los Boncor 2017, el título de deuda por 150 millones de dólares que el gobierno de Juan Schiaretti está colocando en el mercado financiero. "Con ese producto, la Provincia podría pagarle al Banco de Córdoba y, así, liberar el pago a las empresas", explicó.

Según José Chavarría, secretario general de la Uocra, "entre todas esas obras podrían estar trabajando unas 3.600 personas en forma directa". Sin embargo, esta velocidad "sólo permite emplear a pocas personas, porque el movimiento de suelo sólo representa un cinco por ciento del total", calculó el dirigente. "El gasto grande llega cuando deben tomar a muchos trabajadores y comprar insumos como asfalto, ladrillos, hierro u hormigón; pero de eso no hay nada", lamentó.

Respecto de los trabajos en la Circunvalación, desde la Provincia aseguraron que marchan "a buen ritmo". En relación con la obra de Villa Posse, desde la Dirección Provincial de Vialidad dijeron que sólo se adeuda un certificado, que será abonado esta semana. En cuanto al Hogar Clase Media, dependen de prometidos (y postergados) pagos del Gobierno nacional por 200 millones de pesos.

Asfaltame. El denominado camino a Villa Posse (ruta provincial S-527), al sur de la ciudad de Córdoba, presenta retrasos desde setiembre, tres meses después de haber comenzado. "La obra largó en junio, y estaba previsto que se hiciera en seis meses, pero hace 30 días que está parada", le dijo a Día a Día Walter Brarda, integrante de la comisión que se formó exclusivamente para agilizar su pavimentación. "Lo único que han hecho es mover la tierra y apenas unos pocos metros de asfalto", confirmó, para agregar que, además, han materializado "una serie de pozos donde se va a acumular agua ahora que empezó a llover".

Las obras demoradas, para peor, también provocan la interrupción del tránsito, con lo que buena parte del sector está incomunicada.

Atados. Los nudos de la avenida de Circunvalación conforman otros casos de movimiento de tierra "a bajas revoluciones". En los primeros días de junio, antes de las elecciones, enormes máquinas comenzaron con los trabajos en el tramo de dos kilómetros entre las avenidas La Voz del interior y Lino Spilimbergo y en el intercambiador con la autopista a Bell Ville.

Se maneja un presupuesto de 139 millones de pesos para las dos obras y un plazo de 18 meses. Sin embargo, en los primeros seis, según el gremio, sólo se ha emparejando el terreno, sin avances en la estructura húmeda en ninguno de los sectores.

¿Hogar? ¿Casa? ¡Minga! El programa de viviendas Hogar Clase Media es el paradigma de la contradicción entre el gran anuncio y el mínimo avance. Basta decir que en agosto pasado se cumplieron cuatro años (sí, leyó bien, ¡cuatro!) de la promesa oficial de 16 mil casas.

Hoy, sin embargo, no hay nada. No, perdón, con ojo de arqueólogo se pueden advertir vestigios de los movimientos de suelo que se hicieron en los pocos lotes que ya están designados. Los ejemplos más evidentes están en los barrios Marqués de Sobremonte y Los Gigantes.

"Hace como dos años se delinearon las calles, se pusieron unos postes de luz, un obrador y nada más", detalló Marcelo Martínez, adjudicatario del plan. "En abril de 2009 hicieron otro obrador, pusieron carteles, volvieron a pasar la pala en las calles y, de nuevo, abandonado", se quejó, casi resignado, el vecino.

Comentá la nota