Hacer una casa es 15% más caro

Es lo que subió el costo de la construcción respecto del año pasado. Hubo un freno brusco en el sector.
Levantar un inmueble en Mendoza hoy cuesta 15% más que hace un año, por aumentos que se han generado en la mano de obra y materiales de construcción.

Según datos que maneja la sede local de la Cámara Argentina de la Construcción, el incremento de costos supera al índice que relevó la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) en la provincia.

La estadística oficial muestra un alza general de 11% entre setiembre de 2008 y el mismo mes de este año. Allí la mayor incidencia ha sido el costo de la mano de obra, que subió 13% contra el valor de los materiales, que subió 6% en el mismo período, según el informe de la DEIE.

Aunque Mendoza dejó de relevar precios al consumidor (IPC) hace dos años, continuó desarrollando el informe sobre precios de la construcción. Es una herramienta fundamental para la tasación de los inmuebles que varían en el tiempo atados a este índice oficial.

Jorge Panella, cabeza local en la Cámara Argentina de la Construcción, asegura que los costos del sector ascendieron entre 13 y 15% en lo que va del año. "En octubre aumentó la mano de obra y en noviembre subió el hierro 5%", especificó el empresario.

También el costo de los terrenos se mantuvo en alza. A pesar de la baja demanda que perciben las inmobiliarias, el valor de la tierra duplicó su precio en zonas residenciales.

Francisco Asensio, de la inmobiliaria García Díaz, contó que "un loteo común está a 400 pesos el metro cuadrado. Es mucho, porque hace unos años valía 250 pesos el metro".

Freno brusco

Con todo, la suba general en costos de construcción durante 2009 no alcanzará los aumentos de los últimos cinco años, cuando superaron el 20% y en algunos casos también el 30% de suba anual.

Claro que durante ese mismo período la construcción en la provincia creció a un ritmo vertiginoso, con picos de "pleno empleo" en los años 2005 y 2006.

Hoteles de lujo, bodegas, edificios para departamentos y oficinas y barrios privados marcaron un antes y un después en la historia de la construcción mendocina,

Este año, en cambio, el nivel de actividad en la provincia cayó significativamente, aun cuando se lo compara contra un 2008 pobre en materia de nuevos proyectos.

El motivo es la falta de grandes inversores interesados en apostar a los ladrillos. A partir de la crisis financiera internacional la venta de inmuebles en general ha marcado un franco descenso, mientras perduran las esquirlas del estallido de la burbuja norteamericana.

Panella calcula que este año habrá una baja "de entre 3 y 4 puntos sobre el año pasado. Sobre todo por el sector privado; el sector público lentamente ha continuado las obras".

En cuanto al beneficio que pueden haber generado los créditos hipotecarios financiados por la ANSES, las empresas del sector constructor hacen una lectura ambigua: afirman que "poco sirve", aunque reconocen que "algo ayudó".

A la espera de obra nueva

En el IPV se sigue construyendo. Pero se están ejecutando las obras que ya habían comenzado, no se emprenden nuevas. Ese es uno de los ítems que generan mayor ocupación.

Los emprendimientos se mantienen a bajo ritmo, no detenidos, pero en general han disminuido. Han caído mucho los permisos de construcción, 25porciento aproximadamente, eso permite prever el futuro. Así lo dicen las estadísticas de los municipios. Por eso se espera que el primer semestre del 2010 muestre un panorama semejante. Todo dependerá del financiamiento.

Todos coinciden en que hasta que la economía no empiece a crecer con más fuerza la construcción no va a despegar. Eso sería en el segundo semestre, cuando se espera que ambas repunten.

A la par desaparecen los grandes inversores dispuestos a comenzar nuevas obras, se demoran los estudios preliminares de algunos emprendimientos privados y no se resuelve el inicio de planes del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), que dependen del envío de fondos nacionales.

Cómo se ve el 2010

Las empresas constructoras vislumbran un 2010 flojo, al menos en los primeros seis meses.

En la Cámara de la Construcción manifiestan que el panorama sería más oscuro en el primer semestre del año próximo, sobre todo por falta de proyectos en materia de vivienda social.

Mientras finaliza la construcción de los barrios que estaban en marcha, en los últimos dos años el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) no ha impulsado el desarrollo de nuevas casas, en espera de fondos nacionales.

Fuera de los programas oficiales, en general "han bajado 25 por ciento los permisos de construcción" que otorgan las municipalidades, explicó Jorge Panella, titular de la cámara que agrupa a empresas del sector.

De ese modo "el primer semestre del año se espera que también sea bajo", explicó el dirigente Panella.

Comentá la nota