"Si no se hacen reparaciones, el Centenario puede colapsar"

"Si no se hacen reparaciones, el Centenario puede colapsar"
El concejal Guillermo Schutrumpf se reunió ayer con vecinos del Centenario, angustiados por la posibilidad de derrumbes en el Centenario a causa del avanzado deterioro de la estructura edilicia.
"Si no se hace nada algunos de los edificios pueden colapsar; hay que hacer reparaciones urgentemente".

La advertencia, que se refiere al Complejo Centenario, fue formulada ayer por el concejal Guillermo Schutrumpf luego de haber mantenido una reunión con vecinos del barrio que se levantó en las tierras del viejo Matadero municipal, y la abogada que los representa, Liliana Castañeira.

El Centenario fue planificado durante la primera intendencia del socialista Luis Nuncio Fabrizio (1973-1976) y construido ya en tiempos del Proceso, cuando era comisionado Mario Russak. Comprende un total de 1.600 viviendas en las que actualmente viven más de diez mil personas.

El complejo habitacional, situado en las manzanas que limitan las calles Alvarado, Peña, Bronzini (ex Los Andes) y Chile, nació mal y siguió siempre con problemas cada vez más graves.

"Vicios" originales

Ya cuando se habitó, en 1982, se advirtieron vicios de construcción, que resultaron de la baja calidad de las edificaciones, producto del presupuesto insuficiente que el gobierno militar de la provincia, encabezado por el general Ibérico Saint Jean, destinó a la obra.

El Centenario nunca tuvo planos aprobados, careció de controles por parte de los organismos que debían intervenir y, como lógica consecuencia, tampoco dispone de finales de obra.

En 2001 la estructura comenzó a mostrar serios y evidentes deterioros: hierros oxidados reventando el hormigón armado, y la carpintería metálica --inconveniente en una ciudad marítima como Mar del Plata-- también oxidada o a punto de desintegrarse.

Dentro de las casas, los inconvenientes no eran menores: revoques caídos, caños para la instalación eléctrica destruidos, paredes electrificadas, filtraciones de agua afectando pisos y techos de innumerables ambientes.

Fue en ese año, 2001, cuando el proceso de degradación de los edificios tuvo su primera derivación en Tribunales. En el marco de una causa a cargo del juez Eduardo Arbizu, un perito, el ingeniero Ricci, aseguró que existía peligro de derrumbe en varios puntos, y en sus informes indicó la necesidad de hacer reparaciones urgentes en los elementos claves de la estructura. La inversión total para los arreglos alcanzaba entonces a $ 4.400.000.

Con el juez Arbizu

Schutrumpf, un concejal del partido GEN (el que lidera Margarita Stolbizer), fue interesado sobre la situación por algunos vecinos del Centenario, luego de que, según ellos, no hallaran eco en el oficialismo.

El edil recordó que "el Instituto Provincial de la Vivienda apuntó hacia la responsabilidad de los mismos ocupantes respecto del estado de los edificios; sin embargo el juez Arbizu dictó una medida cautelar, ordenándole al Instituto, en base a los informes periciales, hacer las reparaciones. Como el Instituto tampoco hizo caso le impuso astreintes, con una multa de 10 mil pesos por día, a fin de integrar así un fondo de dinero a ser destinado a las reparaciones".

Esto sucedía en 2003 y de tal modo se realizaron algunos de los trabajos. "Pero el Instituto --apuntó Schutrumpf-- siguió poniendo palos en la rueda. El último informe pericial se realizó semanas atrás, a fines de 2009, a cargo del arquitecto Marcelo Paduán, quien observó que algunas de las reparaciones no se terminaron y otras directamente no se hicieron. Alertó que el agravamiento es importante".

"Según el informe de este perito --expresó el edil-- al día de hoy es urgente hacer los trabajos porque debido al avance de las patologías, y si nada se hace, puede producirse el colapso de la estructura".

En el encuentro que Schutrumpf compartió ayer con los vecinos (que lo aguardaron en el sector B, en la esquina de Alvarado y Tierra del Fuego), les presentó su propuesta de hacer una jornada de trabajo en el Concejo Deliberante para tratar exclusivamente el tema "Centenario", e invitar a ella a "todos los que puedan hacer aportes de conocimiento para tomar las medidas más convenientes, sin perder de vista el peligro de derrumbe". El concejal hacía referencia a los colegios profesionales de Ingenieros y Arquitectos, a Planeamiento Municipal, al Instituto Provincia de la Vivienda, y a vecinos representativos.

"Esta jornada debería realizarse en el menor tiempo posible", subrayó Guillermo Schutrumpf, que vivió junto a su familia en una casa del Centenario desde 1983 a 1996.

Comentá la nota