Qué hacen y dejan de hacer los principales políticos de Chubut

Los espacios de poder a nivel provincial y nacional, como así también el renovado debate por la explotación de la minería en Chubut, fueron esta semana los temas que dividieron no sólo al peronismo sino también al radicalismo chubutense. Mario Das Neves reinstaló la posibilidad de que avancen los proyectos mineros y recibió el inesperado apoyo de Carlos Maestro. En tanto, Mario Cimadevilla se opuso; y el disidente Javier Touriñan hasta se animó a pedir un plebiscito.
"Durmiendo con el enemigo", podría ser el título de la saga que actualmente protagonizan radicales y peronistas de Chubut.

Esta semana, otra vez un tema sensible provocó reacciones encontradas tanto en el oficialismo provincial como en la oposición, donde el tema minero y el avance concreto del Poder Ejecutivo con las expresiones del gobernador Mario Das Neves motivaron apoyos inesperados como el del ex gobernador radical Carlos Maestro que se encolumnó detrás de la iniciativa "dasnevista" de habilitar los proyectos mineros, previa modificación de la ley 5.001 que se encuentra vigente.

Por el contrario, el Ejecutivo Provincial se encontró con una inesperada reacción del diputado disidente Javier Touriñan quien volvió a patear el tablero y sugirió que en el tema minero sería aconsejable que se realizara un plebiscito para saber cuál es la opinión de los vecinos de Chubut.

A esto se le puede sumar el pensamiento del actual ministro de Ambiente, Juan Garitano, quien en sus primeras declaraciones sobre el tema afirmó que la explotación minera a cielo abierto en Chubut "no es aconsejable".

Ese debate no es ajeno a la realidad que viven por estos días las principales fuerzas políticas de la provincia, donde las peleas internas están cada vez más a flor de piel y los seguidores de Das Neves se mueven por todo el territorio buscando y minimizando las "jugadas" de los "kirchneristas" que siguen sembrando un supuesto nuevo modelo político, superpoblado de ex "dasnevistas" arrepentidos.

Por el lado del "dasnevismo", el gobernador sabe que su grupo de confianza sigue siendo "chico", como siempre prefirió mantenerlo, pero de mínima busca evitar fugas dolorosas como lo fue en su momento el alejamiento de su ex jefe de ministros, Norberto Yauhar, hoy convertido en su máximo rival dentro de la propia provincia.

Junto a los Das Neves (padre e hijo Pablo), permanecen Máximo Pérez Catán, el subsecretario de Trabajo, Jerónimo García; el ministro coordinador, Pablo Korn; el subsecretario de Información Pública, Daniel Taito; y un poco más alejado por estos días el ex ministro de Familia y hoy operador nacional del "Modelo Chubut", Roddy Ingram.

A esta mesa, se estaría uniendo el actual diputado provincial del PJ y ex titular del Corfo, Jorge Pitiot, cuyo nombre suena fuerte para reemplazar a corto plazo nada menos que al ministro de Gobierno, Máximo Pérez Catán.

Ellos, los peronistas que permanecen en el entorno del gobernador, saben que hoy el rival político no está en lo poco que pueden generar los radicales, más preocupados por sus históricas internas que por pensar en convertirse en una verdadera alternativa, sino en lo que ya están haciendo los integrantes del denominado peronismo disidente.

LEJOS DEL CONSENSO

Pero la realidad en el radicalismo no es tan distinta. Convencido de que las internas son moneda corriente en sus aspiraciones electorales el hombre que parecía haber encarnado un fugaz despertar del partido centenario, como lo fue Mario Cimadevilla, terminó siendo atacado por una cumbre de referentes de la zona sur de Chubut y confrontado por el ex gobernador Carlos Maestro en el tema minero.

Esa alianza, que parecen haber logrado (al menos en la zona sur de la provincia) los seguidores del propio Maestro y de su sucesor José Luis Lizurume, en la figura de Pedro Peralta, amenaza el liderazgo del actual senador electo.

Acá también entraron en juego una serie de advertencias, sin ir más lejos en el debate minero, donde Carlos Maestro se ubicó muy cerca del Gobierno provincial y el titular de la UCR de Chubut aprovechó la ocasión para atacar a ese mismo gobierno no sin antes aclarar que "esa (la suya) será la posición partidaria del radicalismo" sobre un eventual avance en la explotación minera.

El conflicto que quedó latente fue la presencia en la "mesa chica" del radicalismo nacional de un referente de Chubut y allí pugnan por ese espacio el ex gobernador Maestro respaldado por su sector y un puñado de "lizurumistas" que lo prefieren antes que la dirigente de la zona cordillerana Jackeline Caminoa, la elegida del propio Cimadevilla.

Comentá la nota